Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Aníbal González mira su obra

Una escultura de 2,5 metros sobre una rampa recordará al arquitecto en Sevilla

El arquitecto Aníbal González (Sevilla, 1876-1929) simboliza el cambio urbanístico que experimentó la capital a raíz de la Exposición de 1929. Una estatua situada en la glorieta que lleva su nombre mirará a la plaza de España, una de sus obras cumbre. El alcalde de Sevilla, Alfredo Sánchez Monteseirín, hizo público ayer el proyecto ganador del concurso de ideas para levantar un monumento en su memoria. Un total de 18 propuestas han competido en este proceso promovido por el Consistorio. La ganadora se presentó bajo el lema de Reencuentro. Sus promotores son el arquitecto Manuel Osuna y los escultores Manuel Nieto López y Guillermo Plaza.

La escultura elegida tendrá unos 2,5 metros de altura y estará hecha de bronce. La peana, de cerca de un metro, estará fabricada básicamente con granito. El conjunto de la estatua se acercará, así, a los 3,5 metros. La figura estará rodeada de albero y un parterre.

El jurado hizo público su fallo tras tener en cuenta el voto de los vecinos

Los tres ganadores han apostado por una obra que trata de combinar lo clásico y lo contemporáneo. "Hemos intentado buscar algo acorde con los gustos de la ciudad, que son clásicos. Y queríamos también mostrar algo novedoso en el proyecto. La escultura es de carácter clásico y figurativo, mientras que la peana muestra una apuesta más contemporánea. Hay que innovar a nivel escultórico, pero la Plaza de España no es el sitio más adecuado para una escultura de arte contemporáneo", comentó Nieto.

El escultor confesó que "el boceto está muy abierto". "Ahora requiere un estudio y hacernos con más documentación gráfica de Aníbal González", precisó. "Queremos que el conjunto escultórico sea un lugar de encuentro. La peana tiene forma de rampa para que la gente suba por ella y pueda contemplar desde allí la Plaza de España", aseveró. Reencuentro, el título del monumento, resume la intención de sus autores. "Lo hemos llamado así porque significa el reencuentro de Aníbal González con su propia obra después de muchos años en que ha estado un poco olvidado", concluyó Nieto.

La escultura rubrica el homenaje de Sevilla al arquitecto en el 80º aniversario de su muerte, de la Exposición de 1929 y de la inauguración de la Plaza de España. El monumento se instalará en la glorieta de Aníbal González, en el eje que forman la Plaza de España y el Parque de María Luisa. Más de 5.000 votos de los ciudadanos (voto directo en la exposición de las 18 propuestas en el Ayuntamiento, página web de la Gerencia de Urbanismo, ediciones digitales de diarios) fueron tenidos en cuenta por el jurado para la elección de la obra ganadora, que logra un primer premio de 12.000 euros, además de la ejecución del monumento por un importe máximo de 80.000 euros (se excluye el basamento). El segundo premio, de 6.000 euros, fue a parar a La reflexión del artista. Y el tercer galardón, de 3.000 euros, lo obtuvo la propuesta Azulejo.

El jurado estuvo presidido por Monteseirín e integrado por los ediles y responsables de empresas públicas que participan en la rehabilitación de la Plaza de España (Presidencia y Urbanismo, Parques y Jardines, Edificios Municipales, Consorcio de Turismo y Emasesa). También formaron parte del jurado un especialista designado por la Delegación de Cultura de la Junta y la familia de Aníbal González.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 24 de diciembre de 2009