Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La emisión del discurso del Rey aviva la división ideológica en torno a EITB

La oposición nacionalista recurre al mensaje para azuzar su desgaste al Ejecutivo

Estaba cantado y ya es oficial. ETB emitirá finalmente el tradicional discurso navideño del Rey pasado mañana, a partir de las nueve de la noche. Lo hará, sin embargo, sólo a través de su segundo canal, el único en castellano, y como un mero "gesto de normalidad institucional". Pretexto que no parece convencer al PNV ni al resto de fuerzas nacionalistas de la oposición. La confirmación de la retransmisión enardeció ayer el debate ideológico en el Parlamento y evidenció su división, durante la sesión de control de la radiotelevisión pública.

Será la primera vez que Euskal Telebista emita el discurso del Rey en directo. Abandonará así su tradicional aislamiento en la cobertura y se unirá al resto de televisiones generalistas de España, autonómicas y nacionales, públicas o privadas. La novedad no es baladí. Mientras el PNV se mantuvo al frente del Gobierno vasco, ETB se limitó a resumir en sus informativos la intervención del monarca. Incluso a pesar de que el Parlamento llegó a solicitar la retransmisión del mensaje de Nochebuena en 2000.

El Gobierno destaca la "normalidad institucional" que supone la medida

MÁS INFORMACIÓN

El máximo responsable de la cadena, Alberto Surio, aclaró ayer que la decisión se adoptó el viernes, teniendo en cuenta la opinión favorable de la Cámara vasca, y se comunicará al Consejo de Administración de EITB, "aunque se trata de una cuestión que compete en exclusiva a la dirección". En su opinión, la retransmisión no constituye "ninguna afrenta ni ningún intento de negar la pluralidad" de Euskadi. Al contrario, supone que la televisión vasca "está para todos los ciudadanos y no sólo para quienes piensan en clave nacionalista".

Surio defendió que el "interés informativo" del mensaje "tiene mucho que ver con el papel de servicio público". En este sentido, admitió que la decisión adoptada puede generar discrepancias, pero lamentó la "desproporción exagerada" de las críticas y acusó al PNV de utilizar la cuestión "como un símbolo". "La no emisión del discurso se interpretó durante mucho tiempo como un gesto de desafección a España y a la figura del Jefe del Estado", zanjó.

El director general de EITB tuvo que comparecer en la sesión de control para dar respuesta a las preguntas formuladas por el parlamentario peneuvista Iñigo Iturrate, quien personificó el interés prioritario de su partido por mantener, desde la oposición, ciertas cuotas de control sobre la radiotelevisión pública. Según contrapuso, la decisión "no añade pluralidad", ya que "cualquier vasco que quiera" puede seguir el mensaje real a través de otros canales.

Iturrate censuró que se procure "imponer un símbolo de esa normalidad democrática que pretende imponerse en contra de la opinión de la mayoría ciudadana" y reclamó a Surio que "sea sensible" con la realidad vasca. En la misma línea, el senador jeltzale Iñaki Anasagasti ironizó sobre la cuestión y planteó denominar Aló Majestad al mensaje real, en referencia a la similitud con Venezuela, donde todas las televisiones están obligadas a retransmitir el discurso del presidente.

La decisión adoptada por EITB enervó también los ánimos del resto de la oposición en el Parlamento. Aralar se limitó a "felicitar" a los euskaldunes porque "tendrán la opción de no ver el mensaje navideño" si sintonizan cualquiera de los otros dos canales. EB, por su parte, consideró que la emisión del discurso real evidencia la "servidumbre política" de la cadena al pacto suscrito entre socialistas y populares, mientras que EA lo definió como un intento de "españolizar" Euskadi. El PP, por el contrario, destacó que la iniciativa deja atrás la política "sectaria" de los anteriores Ejecutivos nacionalistas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 22 de diciembre de 2009