Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:Empresas & sectores

Repujado con pasaporte español

El 30% de la facturación de Miguel Bellido procederá en 2010 del exterior

A la búsqueda de sus brotes verdes, el sector de la marroquinería en España se aprieta las costuras. Contener gastos, reducir la gama de productos, mantener la calidad y los precios pero, sobre todo, llamar a la puerta de los mercados internacionales son los ojales que deben ajustarse en un ambiente de evidente preocupación en la industria.

Miguel Bellido, una de las pocas empresas de capital cien por cien español que quedan en este, aún, artesanal sector, y reconocida, sobre todo, por sus marcas Olimpo y Bellido, ha interiorizado la reflexión anterior. Y está haciendo del mercado exterior su peto y su espaldar. De los cerca de 25 millones de euros que la empresa estima que facturará el año próximo, casi el 30% deberá provenir de fuera.

La marroquinería reduce gastos y abre mercados para afrontar la crisis

Estamos frente a un juego de equilibrio. Lo que se pierde en casa debe compensarse con los ingresos procedentes del exterior. Resulta evidente que hacer caja lejos de las fronteras propias es complicado. En el caso de Bellido, la mirada más ambiciosa se dirige a Asia. Allí cuentan, en la localidad de Tianjin, con una tienda en régimen de franquicia que quiere ser la piedra de toque para un desembarco mucho mayor. "Utilizar el sistema de franquiciados en Asia es una excepción; no es el mecanismo con el que nos vamos a incorporar al continente, pero lo estamos probando", precisa Félix Bellido, presidente y alma máter de la compañía.

Este test para comprobar la fortaleza del mercado asiático también tiene parada en Hong Kong, donde la enseña dispone de un showroom. "Tenemos muchas esperanzas puestas en el coloso chino, y también por extensión en Asia", reflexiona Bellido.

Y es que Miguel Bellido peina canas en el exterior. Llevan más de 30 años exportando a Europa. En concreto, Portugal es su principal bastión. Allí venden sus dos enseñas principales: Bellido y Olimpo. La primera, a través de 70 puntos de venta; y la segunda, mediante unos 30. Esta presencia europea también se amplía a Alemania, Benelux y Rusia.

En el país de los zares, la firma textil está presente en ochenta establecimientos. "Es un mercado muy complicado, donde tenemos que fijar sistemas de prepago", analiza Bellido. Buscar el equilibrio en el binomio ventas-pagos es un gran desafío. Aun así, como dice el responsable de Olimpo, "no podemos perder el paso para estar en los países emergentes".

Exportar se ha convertido en una obligación, a pesar de que la competencia es muy dura, pues en frente hay naciones como Francia o Italia que "sí han sabido crear una imagen marca-país", señala Félix Bellido. Y ahí, a juicio del empresario, radican buen número de los problemas internos de esta sensible industria.

Frente a esta situación, la única estrategia posible es hacer camino al andar. O sea, trabajar cada empresa para, desde su estrategia particular, crear esa imagen que parece faltar. Bellido ha descubierto que le pueden dar buenos réditos regiones como el Golfo Pérsico, donde ya distribuye su marca Olimpo en Dubai y Arabia Saudí. Un mercado exclusivo que paga altos precios pero "que exige calidad", matiza el presidente de la compañía. Incluso ha llegado a algunos destinos hasta ahora poco transitados como Líbano.

En la otra cara del globo terráqueo aguarda América Latina. Desde hace más de diez años se pueden comprar sus productos en México. "El continente para nosotros es clave", reconoce Bellido. Por ejemplo, en Bogotá ya tienen un distribuidor y en próximas fechas contarán con una tienda. Más complicado parece el mercado brasileño, en el que Bellido choca, según sus responsables, con unos aranceles muy altos. Más arriba en el mapa, tienen tienda propia en Nueva York.

Armar toda estrategia exterior no resulta ni sencillo ni barato. Bellido tiene cubierta la parte financiera con recursos propios, sin necesidad de recurrir a fuentes externas. De hecho, afirman haber dicho no a varias compañías de capital riesgo. Ahora bien, "sí estamos abiertos a un socio estratégico que pueda impulsar este crecimiento y que nos dé mayor presencia en el mercado retail", concluye Bellido. -

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 20 de diciembre de 2009