Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El juez archiva la "temeraria" querella contra López Garrido al no tener fundamento

El juez Marcelino Sexmero ha archivado la querella presentada por el Centro de Estudios Jurídicos Tomás Moro contra el socialista Diego López Garrido, secretario de Estado para la Unión Europea, por un presunto delito de malversación y prevaricación. El auto asegura que los querellantes han actuado "con temeridad", a sabiendas de que no existía delito y basándose en hechos que carecen "de fundamentación alguna". El citado centro de estudios tendrá que pagar las costas del proceso.

El Centro Jurídico Tomás Moro se querelló contra López Garrido en relación con la concesión de 78.000 euros en subvenciones, cuando ya era secretario de Estado, a la Fundación Alternativas, próxima al PSOE, de la que fue patrono. El día 4, el secretario de Estado prestó declaración como imputado y aportó documentación para demostrar que se había desvinculado de Alternativas tras ser nombrado para el cargo.

El magistrado sostiene que no hay indicios que arrojen dudas sobre la veracidad de la carta que López Garrido envió a la Fundación para presentar su dimisión días después de ser elegido para su cargo actual y reprocha al Centro Jurídico su "temeridad", al plantear la querella "aun sabiendo de la existencia de la carta", que fue aceptada por la Junta de Patronos de la Fundación Alternativas el 10 de julio de 2008. El magistrado afirma que "no existe indicio alguno de que sea falsa", como sostiene el Centro Jurídico, y que fue tenida en cuenta por la Fundación en una junta de julio de ese año, días antes de que se concediera la primera ayuda a la fundación cercana al PSOE.

Tras el archivo, López Garrido se plantea ahora tomar medidas legales contra el citado centro de estudios, habitual querulante contra clínicas que practican abortos, pero cuando concluya la presidencia semestral española de la UE. Por su lado, la Fundación Alternativas hizo público un comunicado en el que se felicita del archivo y considera que la querella, jaleada por los medios de la derecha, sólo pretendía "hacer daño a sabiendas, escudándose en supuestos criterios morales, que sólo reflejan sus propios fantasmas e insanas obsesiones".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 19 de diciembre de 2009