Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Audiencia condena a Txapote a 46 años por matar a un edil de Zarautz

El etarra, sentenciado a más de 300 años, no saldrá de la cárcel hasta 2031

Nueva condena contra Francisco Javier García Gaztelu, Txapote, que acumula ya más de 300 años de prisión por asesinatos como el del concejal del PP de Ermua Miguel Ángel Blanco, el del concejal de San Sebastián Gregorio Ordóñez o el del dirigente del PSE Fernando Múgica, entre otros, que lo mantendrán en prisión hasta 2031. La Sección Segunda de la Audiencia Nacional le impuso ayer -a él y a su compañera, Irantzu Gallastegi Sodupe, Amaia- 46 años más de reclusión por colocar una bomba bajo el asiento del coche del concejal popular de Zarautz (Guipúzcoa) José Ignacio Iruretagoyena y causarle la muerte el 9 de enero de 1998.

La sentencia se basa en el testimonio del compañero de comando de ambos, Gregorio Escudero Balerdi, que tanto en sus declaraciones en comisaría como ante el juez que investigó el asesinato aseguró que Txapote y Amaia "fueron los que colocaron la bomba lapa en el vehículo del concejal fallecido". El tribunal, formado por los magistrados Ángel Luis Hurtado, Enrique López y Fernando Bermúdez de la Fuente, da especial credibilidad a esa delación por su extensión y "el lujo de detalles que aporta sobre diferentes hechos (...) relatando cómo [Txapote y Amaia] se desplazan hasta Zarautz, colocan la bomba lapa y abandonan la localidad".

Un policía halló al concejal aún vivo, aunque "con el cuerpo destrozado"

El resultado fue el que detalló en el juicio uno de los policías que llegaron al lugar de la explosión nada más producirse el atentado. El agente describió un panorama que los magistrados califican de "dantesco". Tras escuchar el estallido, el policía se encontró con el concejal, que estaba todavía vivo, aunque "con el cuerpo destrozado". Bajo su coche habían colocado una pequeña caja de caudales que contenía entre 1,5 y dos kilos de amosal y cloratita. El informe policial sobre los explosivos atribuyó su fabricación y colocación "a un comando de la organización ETA".

Escudero, el compañero de fechorías de Txapote y Amaia, negó durante el juicio sus declaraciones anteriores asegurando, como hacen siempre los miembros de ETA, que habían sido obtenidas con coacciones. Pero el tribunal ratificó su testimonio con el de otros dos terroristas. Sebastián Lasa y Alfonso Sebastián explicaron que en esas fechas tenían que hacer un cursillo sobre manejo de explosivos al que Txapote y Amaia, que tenían que estar presentes, no acudieron. "Cuando preguntaron por la ausencia de éstos (...) se les informa de que tenían que hacer un trabajo y que ya se enterarían por la radio de lo que había pasado", recuerda el tribunal. Todos ellos se reunieron la misma tarde del atentado y Sebastián y Lasa les preguntaron si habían matado al edil. Txapote y Amaia respondieron que sí.

Además de los asesinatos de Gregorio Ordóñez, Miguel Ángel Blanco y Fernando Múgica Herzog, García Gaztelu ha sido condenado por el del periodista José Luis López de Lacalle y el del sargento de la policía municipal de San Sebastián Alfonso Morcillo. También intentó matar a la concejal del PP en San Sebastián Elena Azpiroz, lo que le costó 21 años de cárcel más. Fue detenido en Francia el 22 de febrero de 2001.

Las condenas de un asesino implacable

- Miguel Ángel Blanco. No sólo lo secuestró, sino que a los dos días, con toda España en vilo, asesinó a sangre fría al concejal del PP en Ermua Miguel Ángel Blanco. La Audiencia lo condenó por ello a 50 años de prisión.

- Gregorio Ordóñez. Txapote fue uno de los dos terroristas que entraron en el bar La Cepa de San Sebastián para matar al concejal del PP el 23 de enero de 1995. Mientras uno vigilaba la puerta del establecimiento, el otro le descerrajó un tiro en la cabeza mientras comía con la ex líder del PP en Euskadi María San Gil. Le cayeron 30 años.

- Fernando Múgica. La Audiencia Nacional condenó a García Gaztelu a 56 años por el asesinato del dirigente socialista de un disparo en la nuca en San Sebastián en 1996.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 19 de diciembre de 2009

Más información