Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

España planea enviar 500 militares más a Afganistán tras la petición de Obama

Los talibanes atacan dos veces a las tropas españolas, sin causar víctimas

La ministra de Defensa, Carme Chacón, anunciará hoy en el Congreso con toda probabilidad el aumento del contingente español en Afganistán en hasta 500 efectivos, según aseguran fuentes gubernamentales. La duda que deberá despejar la ministra será si en ese refuerzo se incluyen o no los 220 militares ya desplegados en la zona en noviembre. El refuerzo estará centrado en la provincia de Badghis y nutrirá fundamentalmente los equipos de instrucción para el nuevo Ejército afgano. El anuncio se producirá un día después de que las tropas españolas sufrieran un doble ataque de los talibanes, que no causaron ni daños ni víctimas entre los españoles.

El contingente español en Afganistán está compuesto en la actualidad por 1.070 efectivos, de los que 1.000 son permanentes y 70 se encargan de la gestión del aeropuerto de Kabul hasta el próximo 1 de abril. El último aumento, de 220 soldados, destinado a reforzar la seguridad de la provincia de Badghis (en cuya nueva base se concentrará el grueso de las tropas españolas), se completó el pasado 26 de noviembre. Por ello queda despejar la duda si entre los hasta 500 efectivos de aumento que hoy anunciará la ministra se incluyen los citados 220.

La decisión de incrementar los efectivos se produce después de que el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, haya dado el sí a la petición de Barack Obama de hacer un nuevo esfuerzo para frenar la ofensiva de los talibanes y acelerar la formación e instrucción del Ejército afgano, y sólo falta que se fije la cuantía del incremento, lo que con toda probabilidad hará hoy la ministra Chacón.

Francia y Alemania han pospuesto su decisión hasta la conferencia sobre Afganistán que se celebra en Londres el 28 de enero. Hasta ahora, los países de la OTAN han comprometido unos 7.500 soldados suplementarios, que se sumarían a los 30.000 anunciados por Obama y aumentaría hasta 137.000 los efectivos de la ISAF.

El envío del refuerzo de 500 unidades supone anticipar el batallón que España comprometió con la OTAN en primavera para las elecciones municipales que deben celebrarse en Afganistán, con lo que dicho batallón se convertiría en una fuerza de carácter permanente en la zona.

En vísperas de este anuncio de Carme Chacón, que hará balance en el Congreso de la participación de las Fuerzas Armadas en misiones en el exterior, las tropas españolas sufrieron ayer dos nuevos ataques en Afganistán. Una unidad del Equipo de Reconstrucción Provincial (PRT) español, que acompañaba a una patrulla del Ejército Nacional Afgano, fue hostigada con fuego de fusilería durante 70 minutos, "sin que se hayan registrado daños personales ni materiales", según informó en Madrid el Ministerio de Defensa a través de un escueto comunicado.

El ataque tuvo lugar cerca de la localidad de Sang Atesh, a unos 30 kilómetros al norte de Qala-i-Naw, capital de la provincia de Badghis, bajo responsabilidad de las tropas españolas, que ya sufrieron una emboscada en la misma zona en mayo pasado. La nota de Defensa explica que, a las 6.40 (4.10 hora peninsular), se informó de que una patrulla "había sido hostigada desde diversos puntos con fuego de fusilería [...]. La unidad española, que escoltaba a la afgana, una vez que evaluó los elementos insurgentes que la hostigaban, maniobró para obtener mejor posición desde la que hacer frente al ataque. Posteriormente, solicitó apoyo aéreo al Mando Regional Oeste de la ISAF", con base en Herat. Los bombarderos enviados por la OTAN abrieron fuego contra los agresores.

Según la nota del Ministerio de Defensa, el "incidente" -como lo califica- terminó a las 7.50 hora local. No aclara si hubo bajas entre los atacantes. El suceso se produjo en la llamada ruta Lithium, un paso estratégico que une Qala-i-Naw con el norte de la provincia de Badghis, que hasta ahora está dominado por la insurgencia y no pueden utilizar los convoyes de la OTAN.

Unas dos horas después del primer combate y cuando el convoy ya se replegaba en dirección hacia Qala-i-Naw se produjo un segundo ataque, más limitado que el anterior, según precisaron fuentes militares. Los soldados respondieron a los disparos de armas ligeras de los atacantes, quienes se dieron a la fuga sin necesidad esta vez de reclamar apoyo aéreo de la ISAF.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 17 de diciembre de 2009