Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

15 millones para tirar y rehacer el cuartel de Burgos que atacó ETA

Las familias quieren desterrar los "guetos" y vivir en pisos normales

Las familias de los guardias civiles de Burgos no quieren volver a la casa cuartel donde sufrieron un atentado de ETA el pasado 29 de julio. Por una parte, recuerdan el miedo que sintieron cuando en plena madrugada se produjo una gran explosión y las paredes del edificio se derrumbaron; por otra, estaban convencidos de que el estudio que había encargado el Ministerio del Interior tras el atentado abría una oportunidad para comenzar un proceso de eliminación de las casas cuartel. Sin embargo, el Consejo de Ministros aprobó ayer la inversión de unos 15 millones de euros en las obras de emergencia para demoler y reconstruir la casa cuartel.

Tras el atentado, la Subdelegación del Gobierno en Burgos recibió el ofrecimiento de varias empresas constructoras para instalar en zonas de la ciudad a las familias de los guardias.

El delegado de la Asociación Unificada de Guardias Civiles, Martín Hernando, considera que esta es una "oportunidad" para modernizar el funcionamiento de la Guardia Civil y aplicar un sistema similar al del Cuerpo Nacional de Policía, con comisarías para realizar la labor policial y residencias normalizadas en la ciudad "sin guetos". En su opinión, el sistema de casas cuartel sólo debe utilizarse en núcleos pequeños.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 12 de diciembre de 2009