Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Gómez se 'blinda' en el PSM con el reparto de puestos en Caja Madrid

El Ayuntamiento quiere que Botella esté en el Consejo de Caja Madrid

Con la elección de consejeros de perfil más político que económico, el secretario general de los socialistas, Tomás Gómez, ha buscado en la confección de la lista para Caja Madrid el apoyo de determinados sectores del partido para asegurarse el apoyo interno.

La Ejecutiva regional del Partido Socialista de Madrid (PSM) se reunió ayer por la mañana y designó los nombres para la lista de consejeros a la asamblea general de la caja que votará hoy el Ayuntamiento de Madrid -a los socialistas les corresponden 11 de los 36 que designará el Consistorio-, y los tres candidatos que proponen para el Consejo de Administración, encabezados por el rector de la Universidad de Alcalá de Henares, el ex ministro Virgilio Zapatero.

"El Nuevo Socialismo reedita la mesa camilla con la designación de las listas de Caja Madrid". Ésa era la tesis que defendían ayer diputados críticos con Gómez, vinculados al ex secretario general Rafael Simancas. A nadie se le escapa su malestar porque la lista excluya a los simanquistas; Gómez ha primado a quienes pueden reforzarle internamente. Entre ellos, los guerristas, al incluir al líder tradicional en Madrid, José Acosta, y también a la escisión de éstos que encabeza Jorge Gómez.La confección de la lista municipal de consejeros propuestos por los socialistas para Caja Madrid (la de la Asamblea queda pendiente) provocó marejada en el seno del Partido Socialista de Madrid (PSM). Tanto en la reunión del grupo de la Asamblea como en la del grupo en el Ayuntamiento se produjeron ayer intentos de cuestionar la supuesta "deriva" de la dirección socialista.

En la Asamblea, los diputados César Giner y Javier Gómez, críticos con Gómez, cuestionaron que los socialistas hayan bajado la intensidad en sus ataques al PP por el caso Gürtel. La portavoz socialista, Maru Menéndez, trató de zafarse de las críticas justificando que una sola diputada, Livia Castillo, ha estado al cargo de vigilar los contratos de la Comunidad con las empresas de la trama.

Los diputados consultados analizaron la situación en relación con lo ocurrido en Caja Madrid. "Ha sido un intento de desestabilizar a Tomás Gómez", afirmó un diputado poco proclive a los simanquistas, pero crítico con el secretario general.

"Esto está vinculado con Caja Madrid", constató un miembro de la dirección del grupo. Y los propios simanquistas lo daban por sentado. "Es preocupante la deriva de este partido: nos olvidamos del Gürtel y nos encerramos a reeditar el reparto de las viejas familias con los consejeros de Caja Madrid", decía uno de ellos.

Mientras, en el grupo municipal, hubo un intento del concejal Óscar Iglesias, poco afín a Gómez, de echar por tierra la lista de consejeros. Pero sólo encontró el apoyo de su compañera Almudena Fernández, pues el resto de ediles defendieron la designación de puestos.

Por otra parte, el vicealcalde de Madrid, Manuel Cobo, encabeza la lista de 22 representantes que el PP del Ayuntamiento va a proponer para Caja Madrid, informa Daniel Verdú. Fuentes municipales han informado de que figuran en la lista otros ediles como Ana Botella, Juan Bravo y Pedro Calvo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 11 de diciembre de 2009