Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un hombre de 72 años mata a su mujer y a su cuñado y se suicida

Un hombre de 72 años acabó ayer con la vida de su mujer y su hermano, a los que presuntamente asestó varios hachazos en la vivienda que compartían en Cóbdar (Almería) y en la que, posteriormente, se suicidó.

La muerte de Herminia, de 67 años, y de su cuñado, un octogenario que se encontraba prácticamente impedido a consecuencia del Alzheimer que sufría, ocurrió alrededor de las 8.00. A esa hora, el supuesto autor del doble crimen, Antonio N. C., advirtió telefónicamente a uno de sus dos hijos de que se disponía a quitarse la vida. Casi a la vez, la mujer, que se encontraba en tratamiento por una depresión, contactó con su otra hija quien, al encontrarla sensiblemente alterada, dio la voz de alarma entre sus allegados.

Cuando estos se trasladaron a la vivienda familiar, ubicada en la calle San Diego, ya era tarde. Los cuerpos de las dos víctimas yacían en la planta baja del inmueble, mientras que el del parricida lo hacía en el segundo piso, donde se ahorcó tras cometer el doble crimen.

En esta pequeña localidad de 177 habitantes, la muerte de tres de sus vecinos fue recibida como un "golpe muy duro que nadie esperaba", lamentó el alcalde, José Fuentes. El Ayuntamiento de Cóbdar celebró en la tarde de ayer un pleno extraordinario en el que decretó tres días de luto oficial en memoria de los fallecidos, quienes residieron durante toda la vida en este tranquilo pueblo que tardará en reponerse de la pérdida de tres de sus vecinos.

Muerte en Madrid

El de Almería no fue el único crimen de género ocurrido ayer en España. En Madrid, Johny Armando R. M., un boliviano de 35 años, apuñaló hasta en cuatro ocasiones a su ex novia, Nelva Y. M., de 19 años y la misma nacionalidad, en el domicilio que ambos compartían, en el número 30 de la calle de María Teresa Saénz de Heredia, en el distrito de Ciudad Lineal, informa F. J. Barroso.

La víctima acababa de iniciar la mudanza para irse a vivir con su actual compañero sentimental, que fue precisamente quien llamó a la policía y a los servicios de emergencia, cuando subió al piso y oyó los gritos de la mujer pidiendo auxilio. Ya son 53 las víctimas por violencia machista en lo que va de año.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 4 de diciembre de 2009