Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:El número uno del mundo

La Masia es de oro

Messi gana el Balón de Oro al mejor futbolista de 2009 ante Cristiano con la mayor diferencia: 473 de 480 votos - Xavi, tercero, e Iniesta, cuarto, completan el triunfo de la cantera del Barça

Leo Messi es desde la noche del lunes el primer argentino que gana el Balón de Oro -Di Stéfano lo consiguió en 1957 y 1959 como español-, premio que concede la revista France Football desde 1956 y que honra al mejor futbolista de las Ligas europeas. Nunca un futbolista argentino había consiguió el que durante muchos años se consideró el premio al mejor futbolista del mundo y nadie lo ganó con tal rotundidad desde Michel Platini en 1984. De los 480 votos posibles, Messi obtuvo 473, más del doble que Cristiano Ronaldo, segundo con 233.

Xavi, tercero, e Iniesta, cuarto, simbolizan aún más el reconocimiento del mundo del fútbol al estilo de juego con el que el Barcelona consiguió la pasada temporada un triplete histórico: la Liga, la Copa del Rey y la Liga de Campeones. El club azulgrana festeja el triunfo como el éxito de La Masia, su fábrica, la residencia de los jóvenes valores, la casa de sus figuras y también de su entrenador, Pep Guardiola.

Es el primer argentino y el primer jugador formado en la escuela azulgrana en ganarlo

"Guardiola ha tenido mucho que ver en esto", explicó el delantero

Lionel Messi, nacido en Rosario el 24 de julio de 1987, llegó a Barcelona con 12 años después de que su padre, empleado en una fábrica metalúrgica, no encontrara un club en Argentina que apostara por aquel niño de talento descomunal que precisaba de un tratamiento hormonal para desarrollar su liviano físico. Así que Leo creció en La Masia, donde la figura del potrero puro fue moldeada en una de las escuelas formativas de referencia en el mundo, y su carrera ya resultó imparable desde su debut a los 17 años con el primer equipo azulgrana, entrenado entonces por Frank Rijkaard. Desde entonces, la pulga, como le conocen sus amigos del Barça, ha disputado 179 partidos oficiales, ha marcado 91 goles y ha ganado todos los títulos que ha disputado, incluidas tres Ligas y dos Copas de Europa.

Messi fue segundo en las votaciones del año pasado, por detrás de Cristiano Ronaldo -máximo goleador con el Manchester United, con 44 tantos, y campeón de la Premier League y la Champions-, en una clasificación marcada por la victoria de España en la Eurocopa. Hasta cuatro futbolistas españoles figuraron entre los diez primeros del Balón de Oro: Torres (tercero), Casillas (cuarto), Xavi (quinto) y Villa (séptimo). Ahora, Torres ha sido 11º; Cesc, 13º; Casillas, 16ª; y Villa, 26º.

"No puedo mentir, intuía que podía llegar este año, pero me ha sorprendido el resultado de la votación", explicó Messi. "Es un honor", admitió, antes de reconocer que ser el primer argentino en obtenerlo es "algo "especial", pero matizó: "Con las normas actuales, Maradona lo tendría hace muchos años". Desde 1995, la votación se abrió a cualquier futbolista que militara en un club europeo, sin importar su origen. Ese mismo año, el premio lo recibió George Weah, de Liberia.

Siete jugadores del Barça consiguieron antes que Messi el galardón -Luis Suárez (1960), Cruyff, dos veces, Stoichkov, Ronaldo, Rivaldo, Figo y Ronaldinho- pero la pulga es el primer futbolista formado en La Masia en recibirlo, algo que interpretó como un reconocimiento a un modo de entender el juego: "Es dar una mano al proyecto futbolístico del Barça, es muy importante para el club y la gente que trabaja en el fútbol base".

"Nunca he visto a un niño de tanto talento, con tanta humildad y gusto por jugar al fútbol, que aceptara jugar donde le dijeran con tanta alegría", señaló Abert Benaiges, coordinador del fútbol base del Barcelona, uno de los entrenadores que Messi tuvo en La Masia, donde creció con Piqué y Cesc, entre otros.

Messi no se olvidó de Guardiola, a quien responsabilizó de que cuatro jugadores del Barcelona aparezcan entre los cinco futbolistas más votados: "El mister ha tenido mucho que ver en esto". "Los títulos que con él hemos ganado han sido la clave", reconoció, añadiendo que si hubiera podido votar lo habría hecho por cualquiera de los jugadores del Barça: "Xavi e Iniesta también merecían este premio". Messi asumió que nunca lo hubiera conseguido de no ser por los entrenadores que ha tenido en el Barça y la ayuda de sus compañeros, a quienes dedicó el premio: "Es suyo y de mi familia, sin ellos no lo tendría".

"La diferencia de Leo está en su cabeza, en su alma competitiva", respondió Guardiola ayer antes de recordar: "Cuando Leo está feliz, le sale todo. Tiene todos los recursos posibles: es resistente, rápido, goleador, va bien de cabeza, entiende el juego... domina todos los registros". El entrenador azulgrana entendió el premio como un regalo para el futbolista y para todo el equipo y consideró a Leo como justo ganador porque "es un jugador de otro nivel", aseguró, antes de matizar: "Sin el equipo, es imposible alcanzar estos premios, no llegan". Guardiola no se olvidó tampoco de felicitar a Eto'o, quinto, por los méritos acumulados antes de fichar por el Inter, y de Ibrahimovic, que terminó séptimo en las votaciones. Tampoco de Xavi Hernández y Andrés Iniesta. "Los dos tienen el reconocimiento a su talento y por lo que ganaron tanto con el Barça como con la selección, que es mucho".

Messi, a quien el director de la revista comunicó oficialmente la noticia la noche del pasado lunes en Castelldefels, en la casa del delantero, recibirá el premio el próximo domingo en París, en una gala organizada por France Football. Esta noche estará en el estadio de Chapín, en Jerez.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 2 de diciembre de 2009