Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

"Si no hay un cambio en la política educativa, seguiremos en la calle"

"Es necesario salir de nuevo a la calle. Seguiremos pidiendo la dimisión del conseller Alejandro Font de Mora si no hay un cambio en la política educativa", insistió ayer Gemma Piqué, presidenta de la confederación de padres de la escuela pública Gonzalo Anaya y portavoz de la Plataforma per l'Ensenyament Públic, que anoche movilizó a más de 6.000 ciudadanos en las tres concentraciones de protesta celebradas en Valencia (la más numerosa), Alicante y Castellón contra la política educativa del Consell.

En Valencia los padres consideran que todas las movilizaciones, encierros, concentraciones y la gran manifestación que reunió en Valencia el pasado 28 de abril a más de 50.000 personas, "deberían haber sido razones suficientes" para que el presidente de la Generalitat, Francisco Camps, se sentara a negociar y plasmara en un "documento" las reivindicaciones que le exige toda la comunidad educativa de la red pública de centros escolares.

Las asociaciones de padres y madres destacan que el Manifiesto de los 13 puntos en defensa de la enseñanza pública, lanzado el curso pasado, está plenamente vigente porque recoge "muchas de las reivindicaciones que afectan a la educación de sus hijos". Entre ellas, Piqué, destaca los 1.300 barracones en colegios e institutos y la falta generalizada de comedores y de personal, alumnos con necesidades educativas especiales, la falta de equidad en la distribución del alumnado para evitar guetos en la red pública o el déficit crónico de escuelas infantiles. Se ha llegado incluso al extremo de que los padres han tenido que pagar de su propio bolsillo reformas menores, ante la "parálisis" de la Consejería de Educación.

A la manifestación convocada por todos los integrantes de la Plataforma -los tres grandes sindicatos de la enseñanza pública CC OO, STEPV y UGT, la confederación de padres Gonzalo Anaya, las asociaciones de estudiantes, las permanentes de directores, los inspectores Adide, Escola Valenciana y Acció Cultural- acudieron también dirigentes políticos de todo el arco parlamentario de oposición desde el PSPV, Esquerra Unida, Iniciativa, el Bloc e Izquierda Republicana.

Los participantes en la manifestación de Alicante pidieron "menos corrupción y más educación". La FAPA Gabriel Miró de Alicante lanzó un comunicado sobre la reunión que mantuvo día 25 de noviembre con la alcaldesa del PP, Sonia Castedo, quien advirtió a la consejería: "No voy a consentir más prefabricadas en Alicante". Ambas partes exigen a Font de Mora que agilice los proyectos de reforma pendientes en 17 colegios e institutos. Los padres piden "soluciones inmediatas e inaplazables". En Castellón, unos tres centenares de personas exigieron la dimisión del consejero. Leonor Tolos, de FAPA, reclamó una "escuela pública, valenciana y de calidad".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 2 de diciembre de 2009