Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La CAM apuesta por la fusión aunque no aclara con quién

La caja decidirá pronto el tipo de operación y el socio

Es tiempo de tomar decisiones. Caja Mediterráneo lo sabe y ayer lo dejó claro tanto en el consejo de administración como en la asamblea que celebró poco después. Y es que si de algo puede haber servido la insistencia de la Generalitat en urgir a una fusión de CAM y Bancaja no es tanto para se avance con claridad en esa dirección sino más bien para que la caja alicantina explique que hay que caminar en alguna dirección.

Traducción: la CAM apuesta por la fusión aunque aún no aclara con quién. Las opciones son tres: (cuatro reproduciendo la muletilla de que la caja puede continuar por su cuenta): la fusión con Bancaja, el SIP (Sistema Institucional de Protección, también conocida como fusión virtual) con Caja Madrid y el SIP con Bancaja y alguna otra entidad más pequeña de una zona próxima (Sa Nostra). Y CAM cree que hay que definir muy pronto.

Las opciones son la fusión o el SIP con Bancaja y el SIP con Caja Madrid

Las integraciones tienen sentido "para conseguir ayudas del Sistema Financiero"

La caja emitió ayer una nota tras el consejo y la asamblea inusualmente descriptiva y amplia. Y aunque confusa en algunos aspectos, explica ampliamente que ayer informó a sus órganos de gobierno sobre fusiones. La entidad recuerda que las integraciones tienen sentido, en la crisis actual, "para conseguir las ayudas que se precisan a nivel del conjunto del sistema financiero español", para afrontar con garantías los retos que suponen un sistema financiero internacional que ha "tenido importantes inyecciones de capital" de sus respectivos gobiernos, ante un 2010 y 2011 "tremendamente complicados" y también debido a los incrementos de capital exigibles pactados en el G-20 a partir del año próximo. La caja que preside Modesto Crespo, igualmente, recordó que hay que hacer frente a una remodelación del sector, proceso que ya se están planteando muchas entidades "para conseguir ayudas y aquel que no lo haga se puede ver descolgado y en desventaja competitiva".

La CAM también explicó que el fondo de ayudas del Gobierno "únicamente se distribuye a aquellas entidades que estén en proceso de integración". Igualmente, se explicó a los consejeros que hay dos tipos de integración: el SIP ("un acuerdo de prestación de aval solidario entre socios") y la fusión mercantil.

Pese a esta detallada argumentación, la CAM insistió en que ha diseñado una línea de trabajo que "garantiza que puede hacer frente sola a este contexto", línea en la que están sus presupuestos de 2010. También incidió en este tema Crespo, quien aseguró que se valora "como una posibilidad seguir solos". La caja prevé cerrar este año con 200 millones de beneficio y repetir el año próximo esta cifra pese a las dificultades que ve en el horizonte. El director general de la CAM, Roberto López, calificó de "excepcional" el resultado de 2009, en el que se ha "más que duplicado" el margen operativo mientras se han realizado grandes provisiones.

López desglosó estos resultados en la asamblea y trató de calmar los temores de los representantes de la plantilla sobre el coste social de una fusión. El directivo recordó que en el sector no hay costes significativos de empleo en las operaciones que se han hecho "y no es previsible que las haya en el futuro". Y preguntado si eso excluye una fusión con Bancaja, advirtió que "depende del tipo de operaciones" y recordó que las reducciones de plantilla se han hecho vía prejubilación. "Eso es lo que hay que valorar y arbitrar", apostilló.A preguntas de los periodistas, Crespo admitió que la fusión de las dos grandes cajas valencianas es una "de las posibilidades que hay de las muchas que existen" y consideró que esta opción tiene "sus ventajas" y también "sus grandes inconvenientes". El presidente, en cualquier caso, no quiso cruzar la línea de prudencia que mantiene en este tema y terminó recordando que en estos momentos no hay nada "significativamente valorable" y que cuando lo haya se presentará al consejo de administración y deberá ser aprobado también por la asamblea.

La CAM apuesta, finalmente, porque si hay un proceso de integración con otra caja de ahorros la entidad resultante sea viable, solvente y aspire y tenga capacidad de ser uno de los líderes en su sector. También reclama que sea líder en aspectos sociales y considera fundamental que garantice la vinculación con la Comunidad Valenciana y Murcia.

Ayer, en cualquier caso, se celebraban el primer consejo de administración y también la primera asamblea general desde que se produjeran las declaraciones del consejero de Economía, Gerardo Camps, en las que aseguraba que la CAM entraría en pérdidas el año próximo. Declaraciones que levantaron una airada reacción entre empresarios y políticos alicantinos y que han creado un fuerte malestar en el seno de la caja, aunque todo haya quedado puertas adentro. En el consejo de administración previo a la asamblea, sin embargo, José Rovira reflejó ese malestar pidiendo la dimisión del vicepresidente económico del Consell. Rovira, empresario castellonense, fue nombrado en el anterior proceso de renovación parcial de los órganos de gobierno de la CAM, de 2007, a propuesta campista y por la lista de impositores de Valencia. El tema no fue más allá.

No fue, en cualquier caso, la única referencia al tema. Varios representantes de los trabajadores se quejaron durante sus intervenciones en la asamblea de las declaraciones realizadas por el consejero de Economía del Consell. El propio presidente de la caja alicantina admitió al ser preguntado al término de la reunión que "ha podido haber alguna" queja en relación con este tema, aunque no quiso ir más allá.

Por otro lado, la asamblea aprobó dar tres años más de plazo al consejo de administración para concretar la segunda emisión de cuotas de participativas, por un máximo del 17,5%.

Las propuestas

- Objetivo para 2010: Mantener los ratios e indicadores con unos resultados como los previstos para este año. El problema: 2010 y 2011 serán años "tremendamente complicados con escaso crecimiento de la actividad".

- Integración: La CAM no descarta seguir en solitario, pero advierte de que el sector se está remodelando y que los que no se integren pueden verse "descolgados y en desventaja".

- Criterios: La entidad resultante (de la integración) debe ser solvente, mantener el liderazgo y estar vinculada a la Comunidad Valenciana y a Murcia.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 28 de noviembre de 2009

Más información