Movilización vecinal para impedir la demolición de dos casas en Ons

Dos sentencias judiciales ordenaron en 2005 el derribo de los inmuebles

Un centenar de vecinos se desplazarán hoy desde Bueu hasta la isla de Ons para tratar de impedir la demolición de dos viviendas, ordenada por sentencias judiciales en 2005 y cuya ejecución, a través de la Axencia de Protección da Legalidade Urbanística (Aplu), fue comunicada hace unos días a los afectados. Aunque la orden de demolición afecta ahora a dos viviendas, hay otros tres casos con la misma amenaza, que podría extenderse a 26 casas, según aseguran fuentes de los vecinos.

En la isla hay actualmente 82 casas, aunque sólo ocho están ocupadas de modo permanente. La mayoría del vecindario isleño ha ido domiciliándose en Bueu, sobre todo a partir del cierre del teleclub, principal centro social de la isla, y de la escuela. No obstante, los isleños siguieron adecentando sus antiguas casas, la estructura de todas las cuales fue modificada y ampliada para la instalación de cuartos de baño.

Las amenazas de derribo afectan a cinco casos, según la Xunta

"Nosotros pedimos y hemos estado pendientes de que la Administración[(consellerías de Medio Ambiente y Política Territorial y, ahora, el Parque Nacional Illas Atlánticas] nos facilitaran directrices para poder hacer las obras y nunca nos dijeron ni hicieron nada", afirma María Jesús Acuña, presidenta de una de las asociaciones de vecinos de la isla.

Los vecimos fueron construyendo, según Acuña, porque veían que "ellos", los sucesivos delegados de la Administración, "también lo hacían, y nunca pararon ninguna obra ni llamaron la atención ni nada. Al tiempo que se hacían las dos condenadas al derribo, en 1999", añade Acuña, "se levantaban otras en las mismas condiciones, sobre la base de antiguas casetas, pero con éstas no ha pasado nada".

Desde que salieron las sentencias, hace cuatro años, "siempre se ha hablado de que podríamos llegar a un arreglo y de que nos marcarían unas directrices", explica la presidenta vecinal. Hasta que hace unos días recibieron la comunicación del derribo -"nos lo dijeron de lunes a viernes, sin darnos mayor opción"- y observaron que se embarcaba para la isla la maquinaria destinada a ejecutarlos, lo que encendió todas las alarmas.

La presidenta vecinal expresa "la decepción" de los isleños "con Feijóo y el PP, porque aquí les votamos todos". Pero la Aplu, según fuentes de la Xunta, se limita a ejecutar dos sentencias por sendos delitos contra la ordenación del territorio. El juez, que dio orden expresa a la Xunta de no informar sobre el asunto, paralizó una tercera demolición, mientras la Aplu mantiene abiertos otros dos expedientes de demolición.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0024, 24 de noviembre de 2009.