Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rajoy tacha de "grave" que un presidente no tenga el mando

"No me voy a meter yo en... Bueno, sí que me voy a meter. Es muy grave que el presidente de una comunidad autónoma no tenga las manos libres para hacer la política que cree que debe hacer. Es muy grave y, por tanto, me gustaría que las aguas volvieran aquí a su cauce porque ya bastantes problemas tiene Andalucía para que algunos gobernantes le creen más problemas". Mariano Rajoy no se resistió ayer a echar un buen puñado de sal en la herida de la crisis de confianza entre Manuel Chaves y José Antonio Griñán a cuenta de quién debe sujetar las riendas del PSOE en Andalucía.

En la clausura de la XV Unión Intermunicipal que se ha celebrado en Sevilla, el líder nacional del PP arrancó un gran aplauso del auditorio al criticar el revuelo público en la cúpula socialista andaluza, aunque fue Javier Arenas, el jefe del PP regional, quien más abundó sobre este cisma que tanto oxígeno le ha regalado en la última semana.

Arenas calificó de "intolerable" que la secretaria de Organización del PSOE federal, Leire Pajín, "haya tenido que poner firme y leerle la cartilla al presidente de la Junta, al presidente de ocho millones de andaluces". "¡Pajín!", enfatizó, "si alguna vez Pajín me pone firme, pedirme que me vaya". También cuestionó la "cultura democrática y de partido" que tiene Griñan, "que ha pedido un congreso para que todo siga igual pero que lo pongan a él de secretario general".

"Si Chaves y Griñán no se respetan entre ellos, al menos que respeten al millón de parados que tiene Andalucía, la comunidad, por cierto, más poblada de España", dijo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 22 de noviembre de 2009