Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El congreso de Griñán se adelanta

El PSOE deja abierta la fecha de la asamblea extraordinaria - El presidente de la Junta logra anticipar su elección como secretario general del PSOE andaluz

El PSOE de Andalucía respiró ayer tranquilo y anunció que celebrará por primera vez en su historia un congreso extraordinario para resolver un problema negado por casi todos: adelantar la elección de Griñán como líder del PSOE. Su secretario general, Manuel Chaves, y el presidente de la Junta de Andalucía, José Antonio Griñán, visualizaron ayer la unanimidad perdida, de ir los dos en la misma dirección y con la misma sintonía que se les supone a dos personas que presumen de una amistad de hace 30 años. Los papeles se han intercambiado. Chaves se situó ayer clara y evidentemente un escalón por debajo, no sólo de quién lo sucedió en la presidencia de la Junta, por decisión suya, sino también del que considera de facto secretario general del PSOE.

"Lo fundamental es que el liderazgo le corresponde al presidente andaluz"

Se buscará la mejor fecha "para el partido y la ciudadanía"

"Este debate no puede estar abierto mucho tiempo sin fijar fecha"

Los socialistas acogen con alivio el fin de la diferencia "en la cúpula"

"El punto fundamental de esta reflexión conjunta es que la dirección y el liderazgo del proyecto socialista en Andalucía, totalmente respaldada por los secretarios generales, le corresponde al presidente de la Junta de Andalucía, elegido por el Parlamento", dijo Chaves. Con ello pretendía dejar claro que lo instrumental -el congreso para elegir al secretario general- era secundario y que lo importante era transmitir que la toma final de decisiones en el PSOE reside en Griñán.

Pasado el mediodía, Griñán y Chaves comparecieron en una conferencia de prensa conjunta en la que anunciaron que el congreso regional del PSOE andaluz, previsto para julio de 2012, se adelantarán antes de esa fecha. Habrá, pues, congreso extraordinario, como Griñán había pedido y en cierta medida ha forzado. Pero no de sopetón ni con un ruido descomunal como tampoco deseaban ni Chaves, ni la dirección federal, ni la mayoría de los secretarios generales. El cuándo del cónclave no lo despejaron. "No es el momento de celebrarlo ahora. El partido y el presidente de la Junta de Andalucía determinarán cuál es la fecha más adecuada", dijo Griñán, a quién Chaves dejó anunciar el adelanto del congreso, en un gesto más de escenificar quién tenía el bastón de mando.

La comparecencia de prensa tenía como fin detener la espiral de contradicciones, de dimes y diretes en el PSOE, fundamentalmente entre ellos dos, lo que ha provocado un desconcierto tremendo en el PSOE. El propio Chaves aseguró que los dos eran conscientes de que se habían producido declaraciones "aparentemente contradictorias" que han originado interpretaciones diferentes en los medios. Y se trataba de cortar esa deriva, para lograr que la sucesión en el PSOE culmine con éxito con otros dos actos más: la candidatura de Griñán en las próximas elecciones autonómicas y su elección como secretario general, dos momentos que "tienen que ser respaldados por el conjunto del PSOE".

Como sabe todo el mundo en ese partido, el relevo de Chaves -"que ha sido, es y quiere seguir siendo modélico", comentó el secretario general- tendrá un final feliz si el PSOE, con Griñán como candidato, vuelve a ganar las próximas elecciones andaluzas tras 30 años ininterrumpidos de mandatos socialistas.

Lo que han hecho es darle una patada al balón del congreso, para que nadie juegue con la pelota, aunque va a ser inevitable que haya gente que quiera alimentar o cerrar las especulaciones que empezaron ayer mismo. "Este debate no puede estar abierto tanto tiempo sin fijar una fecha", aseguró ayer un dirigente que opina que debe ser a mediados de 2010 y antes de que se designen los candidatos a las elecciones municipales. Hay otros, por el contrario, que opinan que deben ser después de los comicios locales, si el PSOE obtiene, como esperan, un buen resultado en el conjunto de Andalucía. Habrá que esperar a ver si los pronunciamientos públicos se suceden, aunque siempre que Chaves y Griñán mantengan la sintonía y no sufran de "incontinencia verbal", advirtió un dirigente, la situación se considerará bajo control.

En cualquier caso, la foto de los dos juntos fue recibida con enorme alivio en el PSOE. Es, además, lo que le dijeron los secretarios generales provinciales a Griñán en la reunión del pasado martes: Que el secretario general y el presidente de la Junta, al que acreditaron como "máxima autoridad política del proyecto socialista, hoy y para el futuro", se pusieran de acuerdo y que les dijeran hacia dónde querían ir. En otras palabras: de que si había una crisis entre ellos, la resolvieran y si no, pues a medir fuerzas en un congreso.

Según un dirigente ahora toca "recuperar el ánimo de cuando se eligió por unanimidad a Griñán" y trabajar porque sea elegido secretario general al menos con los mismos votos que Chaves, que obtuvo el 97%.

Chaves y Griñán, que hoy después de asistir al mitin de Vistalegre con Zapatero han quedado para ir al cine, prepararon la rueda de prensa para que nada chirriara. Otras tres personas colaboraron en un guión seguro: el secretario de Organización, Rafael Velasco, el responsable de Comunicación, Miguel Ángel Vázquez, y el ex portavoz de Gobierno, Enrique Cervera.

Las explicaciones de los dirigentes

- "Somos conscientes de que ha habido declaraciones contradictorias, según los medios de comunicación o aparentemente contradictorias. En cualquier caso, interpretaciones diferentes" (Chaves).

- "De mutuo acuerdo hemos considerado que no es el momento de celebrar ahora un congreso extraordinario, pero antes de 2012 habrá que celebrarlo. El partido y el presidente determinarán cuál es la fecha más adecuada" (Griñán).

- "Esto es una reflexión conjunta, no de hace unos días, sino de hace muchos meses. Lo fundamental es que la dirección y el liderazgo del proyecto socialista de Andalucía le corresponde al presidente de la Junta" (Chaves).

- "No hay bicefalia. El presidente de la Junta tiene una interlocución permanente con el partido. Tengo absoluta confianza en el secretario de Organización, Rafael Velasco, hoy, mañana y pasado mañana" (Griñán).

- "Ahora no se puede distraer al partido con un congreso porque lo peor de la crisis ha pasado y hay muchas medidas para las que se necesita un impulso total" (Griñán).

- "La candidatura de Griñán a la presidencia de la Junta y su elección como secretario general del PSOE son dos actos que tienen que ser respaldados por el conjunto del PSOE" (Chaves)

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 22 de noviembre de 2009

Más información