Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una pareja asesina a tiros a un hombre en el aparcamiento de su casa en Sabadell

El homicidio ocurrió a primera hora de la tarde

"He oído tres disparos y, poco después, he visto como una pareja se subía a un coche y huía en estampida", explicó ayer María Antonia Márquez, que fue testigo directo de la huida de dos personas nada más abatir, de varios disparos, a un hombre. El homicidio ocurrió ayer, a primera hora de la tarde, en el aparcamiento privado de un bloque de viviendas de Sabadell (Vallès Occidental). Uno de los disparos impactó en la cabeza de la víctima, según fuentes de la investigación.

Los presuntos asesinos escaparon a toda prisa de la entrada del garaje, donde habían estacionado un coche de grandes dimensiones y de color azul. Según el relato de algunos testimonios, la pareja de homicidas está compuesta por un hombre y una mujer. El varón conducía el vehículo y la mujer ocupaba el asiento del copiloto, según las mismas fuentes. "Se han ido tan rápido que han estado a punto de atropellar a mi hijo", relató Márquez, que vive frente al bloque de viviendas en cuyo subsuelo ocurrió el crimen. Su hijo fue, precisamente, una de las personas a las que los agentes de los Mossos interrogaron durante toda la tarde.

Los disparos se oyeron alrededor de las cuatro de la tarde en el número 31-37 de la calle de Lluís Millet, en Serra d'en Cameró. Se trata de un barrio humilde y tranquilo, de casas bajas, que en los últimos meses ha vivido una transformación con la construcción de bloques de viviendas y la consecuente llegada de nuevos vecinos. "Aquí nunca había pasado nada, pero hace dos meses entraron a robar en mi casa", relató un vecino del barrio.

Los investigadores de la región policial metropolitana norte se han hecho cargo del caso. Los Mossos están tratando de localizar a la pareja sospechosa y de esclarecer el móvil del crimen. Por ahora se desconoce la identidad de la víctima, aunque fuentes del caso señalaron que se trata de un varón suramericano de mediana edad. El hombre, al que no se conocía en el barrio, vivía en la segunda planta del bloque de viviendas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 19 de noviembre de 2009