Barberá retira un símbolo franquista recién repuesto

El consistorio, obligado a quitarlo por la denuncia socialista

El concejal de Urbanismo del Ayuntamiento de Valencia, Jorge Bellver, alegó desconocimiento o descuido. Pero lo cierto es que en medio del PAI del Camino de Moncada -cuya reurbanización inauguró ayer la alcaldesa Rita Barberá-, el consistorio reubicó en un lugar bien visible una cruz recién restaurada con una inscripción alusiva a la victoria franquista en 1939: "Con esta señal vencerás. Este vecindario al divino redentor en reparación y acción de gracias. Valencia, 11 de junio de 1939. Año de la victoria".

La reacción del concejal socialista Juan Soto, que ayer convocó un acto público para denunciarlo y pedir su retirada, no dejó al consistorio otra salida que retirar la polémica cruz antes de que la alcaldesa pusiera un pie en la zona.

La Ley de Memoria História exige la retirada de estos signos de exaltación
-80098 Content-Disposition: form-data; name="datos[sumario]"

Soto exigió a las 11 de la mañana la retirada de esta cruz. Su reposición no estaba prevista en un principio en el PAI -de hecho la ley de la Memoria Histórica, obliga al desmantelamiento de estos símbolos-, pero, según contó Soto, la cruz fue reubicada "de forma sobrevenida". No se sabe a qué hora fue exactamente, pero la cruz, que estaba a primera hora de la mañana, se quitó antes del mediodía.

Bellver, que acompañó a la alcaldesa a la inauguración de las obras del Camino de Moncada, explicó que esta cruz es un ejemplo de las conocidas como cruces de término que jalonan la ciudad y que, una vez comprobada la alusión franquista que lleva estampada, será el Servicio de Patrimonio Histórico el que decida si la repone, una vez borrada la inscripción, o la guarda en el Archivo Municipal de Valencia.

El concejal se quejó de que el Grupo Socialista haya denunciado la presencia de la cita a última hora. "Durante todos los años de gobierno socialista en la ciudad, la cruz ya estaba aquí y en ningún momento se planteó su retirada", agregó. Soto no ocultó su perplejidad ante el hecho de que la cruz, que antes ocupaba un lugar secundario, hubiera sido restaurada y colocada en un lugar visible sin que el consistorio supiera nada al respecto. Sea como fuere, se mostró satisfecho porque al fin se retirara el "símbolo anacrónico".

No es la primera vez que el Ayuntamiento de Valencia se enfrenta a la polémica a causa de un símbolo franquista. La vez anterior fue por una estatua ecuestre de Franco, que sigue ubicada en la sede de la Capitanía General.

Sobre la firma

Cristina Vázquez

Periodista del diario EL PAÍS en la Comunitat Valenciana. Se ha ocupado a lo largo de su carrera profesional de la cobertura de información económica, política y local y el grueso de su trayectoria está ligada a EL PAÍS. Antes trabajó en la Agencia Efe y ha colaborado con otros medios de comunicación como RNE o la televisión valenciana À Punt.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción