Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
La reforma educativa

Griñán dice que la educación pública es la "patria" del PSOE

"La familia socialista no excomulga", replica a la Conferencia Episcopal

"La educación es la patria socialista. Es un bien público, no privado. Un bien de todos, no para algunos. La mejor política económica, la más rentable, es invertir en enseñanza". Así de contundente se mostró ayer el presidente de la Junta de Andalucía, José Antonio Griñán, ante un entregado auditorio de unos 100 profesores reunidos en las cocheras del Puerto de Huelva. El presidente clausuraba unas jornadas educativas celebradas durante dos días en la capital onubense bajo el título El valor de enseñar.

Entre aplausos y muchos saludos, Griñán valoró la "labor impagable" de los docentes, subrayó la importancia de los valores educativos "que no son cosa del pasado sino algo necesario y moderno" y aseguró que su Gobierno ha demostrado su apuesta por la inversión educativa "que es la más rentable". Por ello, señaló, "a pesar de la crisis, la educación no sólo no baja sino que crece en el presupuesto". Para el líder socialista, "la educación es la que hace que los sueños merezcan la pena". Y matizó: "No el famoseo sino aprender a compartir, a hacer país, hacer ciudadanía, hacer una mejor Andalucía". El presidente recordó a su abuela, Carmen Gutiérrez, maestra durante la República, e hizo alusión al desarrollo de una educación revolucionaria "que se interrumpió criminalmente en el 36".

Griñán aludió a los recursos planteados por algunos colegios concertados contra la decisión de la Consejería de Educación de impedir la segregación de sexos en las clases. "Muchas veces, bajo la cobertura de impugnar la educación, se impugnan otras cosas", por lo que defendió que la educación es "un bien público y no privado".

Sin chaqueta, camisa blanca y corbata azul, el líder socialista criticó, sin mencionarla directamente, la actitud de la Conferencia Episcopal ante los católicos que apoyan la libertad de las mujeres a interrumpir su embarazo: "La familia socialista no excomulga. No tenemos creencias sino ideas. Los socialistas dialogamos con todo el mundo, tratamos de comprender a los demás". La enérgica alabanza a su ideología política no bajó en decibelios al analizar la grave situación económica internacional. "El fuerte individualismo convirtió el dinero en un valor olvidando que es un medio. La crisis llega por el egoísmo, la rapiña y la codicia de muchos. Es este modelo lo que está en crisis y esto afecta a la educación".

También se refirió al modelo de Andalucía Sostenible, que promueve el Gobierno, "para hacer mejor lo que ya sabemos hacer, como obtener una agricultura que innove y una construcción de viviendas sostenibles medioambientalmente". Griñán apostó por la necesidad de "autoridad sin autoritarismo".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 15 de noviembre de 2009