Una mujer musulmana recibe una brutal paliza por no llevar velo

Saadia no llevaba el velo islámico cuando el pasado 14 de octubre acompañaba a su hijo mayor, de tres años, al colegio de primaria El Coso de Socuéllamos (Ciudad Real). Desde que llegó de Marruecos, hace 10 años, ha dejado de utilizar esa prenda. Ése fue el motivo, según la Guardia Civil, testigos y el entorno de la víctima, de la discusión y de la brutal paliza que le propinó un matrimonio, también marroquí. Saadia estaba embarazada de un mes. Nueve días después de la pelea, perdió el hijo que esperaba. La familia de Saadia dice que quiere perdonar, como le suplican amigos de los agresores. Página 37

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS