Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una de cada tres discotecas carece de licencia

20 establecimientos han reabierto tras ser clausurados por el Ayuntamiento

Las inspecciones de los técnicos de Urbanismo durante los siete primeros meses del año han dejado sobre la mesa resultados bastante alarmantes. Uno de cada tres locales de ocio nocturno inspeccionados en la capital carece de licencia o desarrolla una actividad para la que no tiene autorización (651 de los 1.895 controlados). En este periodo de tiempo, los responsables de que se cumplan las ordenanzas han decretado el cierre de 113 locales. Carabanchel, con 16 bares, es el distrito con mayor número de clausuras, según fuentes municipales.

Durante esta primera fase los inspectores de Urbanismo han comprobado si el local carece de licencias de actividad o de funcionamiento, si ejerce otra actividad distinta de la prevista en la licencia o no se adapta a lo requerido. En caso de que no cumpla con lo requerido o se superen los horarios permitidos en las licencias, se inicia un procedimiento sancionador conforme a la Ley del Suelo de la Comunidad de Madrid, además de las distintas ordenanzas municipales que existen sobre la materia, según informaron en la Concejalía de Urbanismo.La capital cuenta con 2.484 locales de ocio nocturno, según los datos del Ayuntamiento de Madrid. Los técnicos de Urbanismo han inspeccionado 1.895 en los siete primeros meses del año. La gran mayoría (1.307 establecimientos) tiene las licencias adecuadas, tanto de actividad como de funcionamiento. En otros 308 locales se ha comprobado que no se ejerce la actividad autorizada. En 29 de estos casos se han iniciado los trámites para declarar la caducidad de la licencia en vigor.

Las mayores irregularidades se han dado en 651 de los locales inspeccionados, ya que o bien no tienen licencia o ejercen una actividad de ocio nocturno distinta de la que tienen autorizada, según fuentes de Urbanismo. Eso ha supuesto 731 expedientes de cese de actividad. Y por dos motivos: la falta de licencia e infracción de la normativa de espectáculos públicos y actividades recreativas de la Comunidad de Madrid. A éstos se suman otros 370 expedientes sancionadores por distintos incumplimientos. Además, el cese puede ser suspendido cautelarmente hasta que terminan los recursos presentados por los propietarios. Estas apelaciones no pueden demorarse más de 10 meses, según los plazos establecidos en la normativa.

Los inspectores han detectado 200 locales cuyos propietarios habían solicitado la licencia de funcionamiento y no disponían de ella. Este trámite puede llegar hasta los tribunales contencioso-administrativos.

Entre enero y julio pasados, fueron clausurados 113 locales. Detrás de Carabanchel, están los distritos de Centro (14 establecimientos), Moncloa-Aravaca (11), Tetuán y Puente de Vallecas (cada uno, con 10) y Hortaleza (9). Por el contrario, hay tres distritos de la capital que no han tenido precinto municipal: Vicálvaro, San Blas y Barajas.

De esos 113 locales, 20 ya han abierto de nuevo tras conseguir las correspondientes licencias o por resolución judicial.

Las inspecciones se iniciaron tras la muerte de Álvaro Ussía, de 18 años, a manos, supuestamente, de los porteros de la discoteca Balcón de Rosales, en el distrito de Moncloa-Aravaca, hace casi un año. El Ayuntamiento inició entonces una inspección masiva de locales que terminó con la clausura de algunos tan conocidos como La Riviera o Moma, entre otros muchos. Estos dos lograron abrir meses después, tras legalizar su situación y conseguir los correspondientes permisos. En algunos casos, fueron necesarias obras de acondicionamiento de los locales.

El Ayuntamiento tiene previsto iniciar una segunda fase de inspección en la que se controlarán si los establecimientos han sufrido modificaciones de importancia y si continúan cumpliendo la normativa en materia de seguridad contra incendios, de ruidos, de accesibilidad o higiénico-sanitaria.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 3 de noviembre de 2009