Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

'Desescribir', o cómo reintegrar al poblado de O Portiño

En los barracones destartalados de la barriada de O Campanario, en O Portiño, ayer fue día de fiesta. Sus 270 residentes, entre ellos un centenar de niños, celebraron una jornada de "puertas abiertas" para presentar el lavado de cara del poblado en el que trabajaron en equipo con el colectivo de arquitectos Desescribir durante toda la semana anterior.

La idea es tratar de mejorar, con pequeñas intervenciones, la calidad de vida de los vecinos pero también sacar del olvido en el que está sumido este asentamiento creado hace más de cuatro décadas en terrenos municipales en la costa más agreste de A Coruña. La iniciativa se enmarca en un interesante programa para revitalizar los barrios de la ciudad ideado por la delegación coruñesa del Colegio de Arquitectos.

Con apenas 2.000 euros de presupuesto, los arquitectos y los vecinos se afanaron a recoger basura, desbrozar malas hierbas, señalizar sus vías y organizar espacios públicos para grandes y pequeños de la barriada. Con neumáticos pintados de colores y arbustos, crearon una barrera vegetal para separar los coches aparcados del terreno de juego de los niños. Al centro cívico municipal en estado ruinoso, se le dio una mano de pintura y se le colocó un pergola para crear un espacio exterior cubierto, el único.

Y eso que en O Campanario, la cohesión social es grande. Sus habitantes, en su gran mayoría feriantes, están abocados a ser realojados en un edificio cuando se urbanice este tramo ahora prácticamente deshabitado de la costa coruñesa.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 1 de noviembre de 2009