Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:VAMOS A ... LLEIDA

Otoño de altura

Lleida muestra su embrujo natural a través del arte románico, los valles pirenaicos y la fauna de montaña

Miel y avellanas para los maestros turroneros de Agramunt, el valle del Boí, Aigüestortes y otros enclaves

En pocos lugares de Cataluña puede el visitante recrearse con un entorno de hermosura tan cambiante y embrujo natural como el que propicia el relieve leridano, que desde los 300 metros se aúpa hasta rondar los 3.000. Lo que, unido a la tranquilidad y colorido otoñales, así como a las connotaciones recreativas del turismo micológico, ha convertido la provincia de Lleida en una continua colección de sensaciones.

Sus enclaves pirenaicos despiertan, como en ningún otro lugar, la imaginación romántica que deposita el sentimiento en el paisaje. En el Prepirineo buscaremos ciervos y buitres, y en La Plana de Lleida, no por bien comunicada menos desconocida, alternaremos los monumentos con el turrón.

01 Del románico a los lagos glaciares

El valle de Boí es santuario monumental y paisajístico. Al ulterior olvido de este conjunto de iglesias románicas impulsadas por el señorío de Erill se unió su remota ubicación en un cul-de-sac de la Alta Ribagorça. Todo lo cual explica su pureza arquitectónica suspendida en los siglos XI y XII.

Las ocho iglesias y la ermita, que celebran cada 29 de noviembre su declaración por la Unesco como patrimonio mundial, son variaciones de un mismo estilo lombardo geometrizante, harto característico por decorar la cornisa superior de los ábsides y los entrepisos de los campanarios con bandas, arquillos ciegos y frisos en diente de sierra. De diferenciar los templos se encarga un entorno montañoso que compone estampas impagables. Siempre agrada la presencia de coquetos cementerios en los que las cruces se imponen a las lápidas. Primordial resulta Erill la Vall, por el exquisito campanario de Santa Eulalia y su Centro de Interpretación del Románico (entrada gratuita). A media ladera se halla San Clemente de Taüll, la Capilla Sixtina del románico catalán, presidida por la réplica del pantocrátor, con plasticidad y tonalidades mayestáticas.

Por si fuera poco, este valle, que recupera con el frío la presencia de los animales domésticos, es puerta del parque nacional de Aigüestortes i Estany de Sant Maurici. No se permite la entrada en vehículos privados, pero frente a la Casa del Parque, en Boí, está la parada de taxis.

Tras orillar el lago Llebreta, el bosque de La Horquera se pinta de vistosas tonalidades. Ya en los meandros de Aigüestortes, es muy recomendable caminar una hora larga hasta el refugio y el lago Llong, regalo depositado en el regazo de un valle glaciar por el que es fácil ver estos días a los rebecos machos en celo correquetepillo. Las aguas parecen adquirir una tranquilidad mineral junto al bosquete de pino negro. Un repecho más y se alcanza el lago Redó. Otro para enmarcar.

» Turismo de Vall de Boí (973 69 40 00; www.vallboi.com). Abono para 5 iglesias: 6 euros. Mañana está prevista la última visita guiada dominical del año.

» Centre del romànic de la Vall de Boí (973 69 67 15; www.centreromanic.com).

» Parque nacional de Aigüestortes i Estany de Sant Maurici (973 69 61 89; http://reddeparquesnacionales.mma.es).

» Taxis (973 69 63 14; www.taxisvalldeboi.com). Horario: de 10.00 a 17.00. Tarifa: 4,85 euros; 3 euros los menores de 12 años.

» El Caliu (973 69 62 12). Taüll. Ensalada de crestas de gallo y setas, y magret de pato con salsa de arándanos. Precio medio, unos 30 euros por persona.

» El Xalet de Taüll (973 69 60 95; www.elxaletdetaull.com). Vall de Boí. Antonia Mestre cuida con celo la tranquilidad en las cinco habitaciones. Con encanto. La habitación doble, 85 euros (desayuno incluido).

02 Verdor atlántico

El valle de Arán tiene una prestancia prodigiosa, en buena medida por su configuración vertical y atlántica; de ahí la densidad de su fronda. Entre Vielha y Francia está el desvío a la Artiga de Lin. Son nueve kilómetros de ascenso que se internan en un impresionante bosque de hayas, abetos y abedules que ponen notas de color escarlata, verde y amarillo, respectivamente. De camino se impone parar en la fuente del Gresilhon, con agua de estupenda calidad, aunque, como reza la inscripción: "Con aguardiente soy todavía mucho mejor". Descubriremos después, en medio del boscaje, los Ojos del Joeu, curiosa surgencia originaria del macizo de la Maladeta que brota formando dos cascadas de auténtico fuste. Cuando desaparece el piso vegetativo del hayedo, asoma la Artiga de Lin. Donde la contemplación de los picos y los prados subalpinos es de una belleza clara y extática. Si se camina 700 metros por la pista, se obtienen recompensas tangibles a la observación, esta vez del collado des Aranesi. Por detrás del refugio (con bar) se planta el viajero enseguida en la cascada de Pomèro.

Lindante con la frontera francesa se abre, con encanto etnológico, el recóndito valle de Torán. Destila una impresión de carácter, de lugar mágico y verdadero, hasta el punto de que muchos vecinos rehúyen a los fotógrafos como si de un remoto lugar se tratase. Caneján es pueblo-mirador sobre el Bajo Arán; de aquí parte el camino real que, rodeado de follaje caducifolio, conduce en hora y media a las tres casas de Porcingles, entre bordas con tejados de verticalidad supina. La espesura promete al atardecer el paso de ciervos y algún corzo. Alcanzar la aldea de Sant Joan de Toran exige mayor esfuerzo, pero no conviene perdérsela (ir en coche) por la panorámica de la ribera. El destino final lo marca el estómago y apunta al refugio de la Honería.

» Turismo de vall d'Aran (973 64 01 10; www.torismearan.org).

» Aran Culturau (630 78 17 01; biblioles@terra.es). Guías de montaña.

» Er Occitan (973 64 73 66, Bossòst). Andito (embutido autóctono de Bossòst: careta de cerdo, pan y ajo) salteado con ceps, huevo y crema de patata. Menú de temporada, 23,54 euros (bebidas aparte).

» Tierras de Arán (973 08 60 30; www.tierrasdearan.com). Betlán, Vielha-Mijarán. Hotel rural con spa y algunas habitaciones con hidromasaje. Domingo a jueves, 86 euros (con desayuno); viernes y sábado, 102 euros.

03 El valle preservado

La estupendamente conservada Cerdanya de Lleida hace sentirse un descubridor a quien la recorre. Pocas panorámicas hay tan sugestivas como la que se otea desde el río Segre, su eje vertebrador. A lo alto dominan los fotogénicos contrafuertes de la sierra del Cadí que las primeras nieves acaban de maquillar. A sus pies palpitan rodeados de bosque de ribera polícromo la fuente y el santuario de Bastanist, si bien los amantes de las caminatas prefieren dejar el coche en Estana (el 21 de noviembre celebra una fiesta montañesa), con típicas chimeneas y lavadero. Así se disfruta de una hora entre sorprendentes cambios de paisaje hasta el Plat del Cadí, pastizal de tipo alpino situado en pleno corazón del parque natural del Cadí-Moixeró. Cerca del Segre está el campanario inclinado -y apuntalado, como el de Pisa- de Santa Eugènia de Nerellà.

En la obaga (umbría) del valle persiste igualmente un ritmo de vida casi olvidado y alejado del trajín turístico. Lles de Cerdanya depara una visión de tejados y de la cornisa montuosa. Y Músser, libre de segundas residencias, atrae por su iglesia románica y el arroz con conejo en Cal Campi. El 7 y 8 de noviembre se celebra en Puigcerdà (Cerdaña gerundense) la feria del vigoroso caballo hispano-bretón, algunos de cuyos sementales llegan a pesar mil kilos.

» Turismo de la Cerdaña (972 14 06 65; www.cerdanya.org).

» Cal Campi (973 51 50 26; Músser). Arroz con conejo y ceps. De primero, buñuelos de trinxat (col de invierno con patatas). Unos 30 euros.

» Cal Rei (659 06 39 15; www.calrei.cat; Lles de Cerdanya). Casa rural con 8 habitaciones, 2 con hidromasaje. 91 euros (con desayuno).

04 Entre buitres y ciervos

La reserva nacional de caza de Boumort (1991) constituye un tesoro inagotable para biólogos. Este antiguo bosque, en parte quemado, fue adquirido hace tres décadas por el Icona y repoblado con ciervos toledanos. En la actualidad son más de 800 los cérvidos que habitan esta serranía virginal. A ellos se suma el águila real y, caso insólito, las cuatro especies de buitres europeos: el quebrantahuesos -única ave necrófaga que se alimenta de médula ósea-, el buitre común o leonado, el reintroducido buitre negro y el alimoche, actualmente emigrado a África.

Por Pessonada, comarca del Pallars Jussà, se accede a la pista que conduce a las fuentes de la Molina y de la Menta, para después ascender al refugio de Boumort, a unos 25 kilómetros de Pessonada.

Como atisbar fauna es tarea de expertos (o suertudos), Ignasi Albert, a través de su empresa de excursiones, aporta los mimbres para comprender la maravilla que se extiende hasta nuestros ojos. El madrugón no nos los quita nadie, única manera de contemplar tanto ciervos como algunos de los rebecos más meridionales de la Península. En silencio. Con la complicidad que otorga la penumbra. Ignasi Albert avizora la fauna con prismáticos y el resto los identifican o fotografían con el catalejo. "A quien no vea ciervos le devuelvo el dinero", promete este agradabilísimo guía con 11 años de experiencia. La potente óptica permite columbrar no sin asombro los buitres posados casi inmóviles en uno de los comederos de la reserva.

» Rutas 4×4 Ignasi (973 65 21 05-608 13 09 23; www.rutas4×4ignasi.com). Excursión de medio día (de 6.00 a 13.00): 120 euros (hasta 6 pasajeros).

» Turismo de la Pobla de Segur (973 68 02 57; www.pobladesegur.cat).

» Can Portalé (973 68 05 37; Claverol, Conca de Dalt). Se sirve girella (un tipo de embutido elaborado con cordero y arroz). Entre 20 y 25 euros por persona.

» Casa Pereforn (973 68 12 15; www.pereforn.com). Aramunt, Conca de Dalt. Turismo rural dotado con sauna y jacuzzi. La habitación doble, entre 48 y 59 euros.

05 Vis monumental y dulcera

El que fue virrey de Sicilia y Nápoles, Ramón Folch de Cardona-Anglesola (1467-1522), no hay duda que fue hombre de gusto. Mandó construir a las afueras de Bellpuig, en el Urgell, el convento de San Bartolomé, y descontento con la austeridad franciscana del primer claustro, costeó un segundo en estilo gótico-florido. Su mausoleo presume de ser un tesoro renacentista labrado con pompa y gran aparato marmóreo por Giovanni Merlano da Nola. Fue embarcado en Nápoles y desde Salou transportado en carros. Desde 1841, fecha de su posterior traslado a la iglesia de San Nicolás, deslumbra a cuantos lo visitan.

Si hay un elemento distintivo de Cervera, ésas son las ménsulas que sostienen los balcones del Ayuntamiento renacentista-barroco, algunas de ellas divertidos ninots pétreos de carácter satírico. El rigor horizontal de la gran planicie leridana vuelve imponente el campanario octogonal de la colegiata de Santa María. Éste ejerce de faro de la comarca de la Segarra. Más célebre que la exquisita talla de la Madonna Santa María es el baldaquino de la Vera Cruz, erigido por Jaime Padró en 1789, decorado por ángeles de diferentes sexos, zanjando así la controversia teológica. Con las mismas características, Padró alumbró el retablo del paraninfo de la Universidad (1740), una de las mayores obras civiles de Cataluña. De fachada barroca, fue único recinto universitario catalán durante 146 años. Después de pasear por la calle Mayor, lo mejor para disfrutar de las murallas es desenfundar la cámara en La Pérgola.

El recorrido otoñal debería finalizar en Agramunt, otra vez en el Urgell, donde el interés se divide entre piedras y dulces. Quizá por lo inesperada asombra más todavía la portada de la iglesia de Santa María, fiel exponente de la exuberante Escuela de Lleida, de transición del románico al gótico. Los amantes del arte no pasarán de largo por la Fundación Joan Guinovart.

La miel y las avellanas han hecho del turrón un valor esencial de Agramunt. Aparte del chocolate a la piedra de Jolonch están los turrones y chocolates ecológicos de A. Lluch. En su tienda-obrador nos espera el artesano Félix Valero con, entre otros, su turrón Caprich. Pura delicatessen. Vicens y Roig organizan visitas guiadas.

» Ayuntamiento de Bellpuig (973 32 04 08; www.bellpuig.cat).

» Convento de San Bartolomé (973 32 02 92; www.mhcat.cat). A quien acuda a las 12.00 o 16.00, después de la visita, una guía le acompañará al mausoleo.

» Turismo de Cervera (973 53 13 03; www.lasegarra.org). Siete visitas guiadas. Intentar que coincida con el guía Armand Forcat.

» Turismo de Agramunt (973 39 10 89; www.agramunt.cat).

» A. Lluch (973 39 00 30), Félix (973 39 03 19), Jolonch (973 39 01 13: www.jolonch.com), Roig (973 39 00 36; www.torronsroig.com) y Vicens (973 39 06 07; www.vicens.com).

» Blanc i Negre (973 39 12 13; Agramunt). Lenguado al turrón. Entre 35 y 40 euros.

» Hotel Cal Rotés (933 63 76 60; www.calrotes.cat; Linyola). Casa señorial del siglo XVIII decorada con esmero y dotada de piscina con sauna y jacuzzi. La habitación doble con desayuno básico, 98,50 euros (domingos a jueves) y 119,50 (viernes y sábado). Uso de spa, 16,75 por persona.

Ayuda a otros lectores con tus recomendaciones a planificar su escapada

GUÍA

Información:

» Turismo de Lleida (www.lleidatur.com; 902 10 11 10).

» Turismo de Cataluña (www.catalunyaturisme.com).

» www.visitpirineus.com.

» Turismo del Valle de Arán (www.torismearan.org; 973 64 06 88).

» Turismo del Valle de Boí (www.vallboi.com).

» www.cerdanya.org.

» www.parcsdecatalunya.net.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 31 de octubre de 2009

Más información