Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un manifiesto previsible cierra la descafeinada convención socialista

El tedio se le notó hasta al actor Roberto Álvarez, encargado de leer junto a la actriz Berta Ojea (secretaria de Cultura del Partido Socialista de Madrid) el manifiesto que cerraba la Convención Madrid Ciudad. "Tranquilidad. Ya sólo queda folio y medio", avisó a los militantes socialistas desde el escenario.

La convención nació ya descafeinada porque no había candidatura que elegir, desde que Zapatero retrasó el proceso al próximo otoño. Y, sin aspirante a alcalde, menos podía decidirse un programa. Así que el manifiesto aprobado ayer era muy previsible: cuatro folios de medidas que, en algunos casos, podría defender hasta el propio Alberto Ruiz-Gallardón (PP). Como que se "reduzcan los problemas de aglomeración y congestión del centro" o "recuperar y remodelar espacios públicos".

El segundo día fue más activo en presencia oficial -estuvieron los ministros Manuel Chaves y Beatriz Corredor y la delegada del Gobierno, Amparo Valcarce- y los cordones rojos -las acreditaciones de los militantes- superaron a los verdes -de los invitados-, lo que no ocurrió el día anterior.

El portavoz municipal, David Lucas, aprovechó el momento y salió a reivindicar su candidatura. "Tenemos fuerza, convicción, constancia y liderazgo", vendió. Y recibió un velado apoyo del ministro Chaves: "La victoria en 2011 la celebraremos con Tomás Gómez [el secretario general] y no digo más... Pero todos aquí lo sabemos".

Gómez salió con más empuje que el día anterior y defendió: "Estamos unidos, cohesionados y engrasados para ganar en Madrid".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 26 de octubre de 2009