Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los Obama, vistos por Annie Leibovitz

La Casa Blanca difunde la foto oficial del presidente y su familia

La foto fue tomada el pasado 1 de septiembre y la Casa Blanca la difundió a la prensa ayer. Al fondo verde se debe el nombre de la habitación en la que está realizada: la Green room. La familia Obama ya tiene su retrato de Annie Leibovitz. Sonríe el 44º presidente de la nación -el primero negro-, relajado y sin chaqueta para la ocasión; sonríe su esposa, Michelle -con un discreto vestido negro-, y sonríen sus hijas, Sasha, a la izquierda, y Malia, la mayor, a la derecha.

Dicen que en los últimos meses se ha visto mucho a Leibovitz por la Casa Blanca porque ha estado trabajando en una serie de retratos del presidente para la biblia del glamour, la revista Vanity Fair.

No es nueva la relación entre la artista y el mandatario, que se remonta a 2004, cuando el político aspiraba a senador de Estados Unidos. Entonces, la fotógrafa de las celebridades inmortalizó a Obama y a su familia en el cuartel de campaña.

Posteriormente, Leibovitz consagró en 2007 a Obama para la edición africana de Vogue poco después de anunciar que sería candidato a la presidencia. Y en 2008 le retrató para ser portada de Vogue Men. También se la vio con su cámara captando ante el Capitolio la toma de posesión de Obama.

No es éste el primer presidente inmortalizado por Leibovitz. Dos meses después de los atentados del 11-S, la artista -hoy en día en medio de una polémica por problemas financieros de gran calado- fotografió a George W. Bush con su gobierno. La fotógrafa captó la tensión en los gestos y los atuendos, siempre negros, de las personas más poderosas del planeta en aquel momento: Bush, Dick Cheney y Donald Rumsfeld, entre otros.

De Annie Leibovitz es el retrato de John Lennon, abrazando a Yoko Ono, ambos desnudos; la instantánea de la actriz negra Whoopie Goldberg bañada en leche; o la foto que provocó un escándalo en Reino Unido porque, al parecer, Leibovitz solicitó a la monarca Isabel II que se quitara la corona para posar.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 24 de octubre de 2009