Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno reclama "un perfil profesional"

El Gobierno entró ayer en la enconada lucha por la presidencia de Caja Madrid, en pleno baile de candidatos y ante el sainete en el que se está convirtiendo el duelo entre Esperanza Aguirre y Alberto Ruiz-Gallardón por el control de la entidad. El Ejecutivo "ni veta ni sugiere" a los posibles aspirantes, aseguró la vicepresidenta y ministra de Economía, Elena Salgado, en los Desayunos de TVE. Eso sí, el presidente de la cuarta entidad financiera de España deberá tener "un perfil profesional" y con experiencia en el sector financiero, añadió en una rueda de prensa posterior.

Pese a la declaración de intenciones de no intervenir, eso descarta a uno de los candidatos: Ignacio González, vicepresidente de la Comunidad de Madrid, sin experiencia en banca. Y arroja dudas sobre el resto, todos ellos con un perfil político muy marcado. Rodrigo Rato fue vicepresidente con Aznar, aunque tras su retirada de la política fichó por el banco de inversión Lazard, por Criteria, el brazo inversor de La Caixa, y figura en el consejo internacional del Santander. Manuel Pizarro presidió la patronal de las cajas e Ibercaja antes de entrar en política, tras su sonado paso por Endesa. Y Luis de Guindos fue secretario de Estado con Rato antes de presidir la filial española de Lehman Brothers. Ahora es responsable del área financiera de PriceWaterhouseCoopers.

Salgado mostró su preocupación por la situación empantanada que se vive en Caja Madrid, en plena borrasca en el sector financiero por el efecto combinado del paro y la subida de la morosidad. Y conminó al PP a cerrar el caso con rapidez.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 23 de octubre de 2009