Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una factura de 2.100 euros por cambiar una baldosa

Los paseantes que a diario cruzan la Plaza Mayor de El Ejido (Almería) ignoran que están pisando sobre la que quizá sea la baldosa más cara del mundo. La losa, de mármol blanco y un metro cuadrado, fue colocada el 25 de septiembre de 2003 para sustituir a otra que se encontraba dañada. Para la operación fueron necesarios dos peones ordinarios, un peón especial, dos oficiales de primera y otros dos de segunda, que estuvieron trabajando 27 horas. Además, se utilizaron dos retroexcavadoras, una furgoneta, un camión basculante, así como 35 kilos de hormigón y 250 metros de cinta de señalización. Total a pagar, IVA incluido: 2,134,66 euros.

El caso de corrupción en El Ejido, por la que han sido detenidas 20 personas, entre ellas el alcalde, Juan Enciso, de la formación personalista Partido de Almería (PAL), escindida del PP, cuenta con numerosos ejemplos de facturas hinchadas a mayor beneficio del regidor y sus socios.Otros ejemplos son la colocación de una bombilla en la taquilla del campo de fútbol de Santa María del Águila con motivo de un recital de David Civera: un peón y un oficial trabajaron durante 10 horas y la factura ascendió a 572,43 euros. O el transplante de seis árboles para colocarlos en dos rotondas, que le salió al contribuyente por 7.066 euros en mayo de 1999.

Estas facturas fueron emitidas por la empresa mixta de servicios municipales Elsur, participada en un 30% por el Ayuntamiento y en un 70% por la sociedad Agua y Gestión, filial de Abengoa y participada por Cajasol y Cajasur. Según la investigación, Elsur subcontrataba sus obras y servicios, pese a que se lo impedía su decreto de constitución, a empresas de socios de Enciso.

Elsur recibe un canon anual de 33 millones de euros del Ayuntamiento. Fuentes municipales aseguraron a este periódico que "el coste real de los trabajadores y del material utilizado es sólo de 13 millones" y que "el resto del dinero puede haber acabado en los bolsillos de los corruptos". Resultado: 20 millones de euros procedente de las arcas municipales acababan cada año en las cuentas de los cabecillas de la trama corrupta. Según las mismas fuentes, el interventor accidental, José Alemán, también detenido, "era el verdadero hacedor de las cuentas". Ayer, su esposa, Isabel Carrasco, con la que, según varias fuentes, se casó en el Hotel Ritz de Madrid en una boda fastuosa que incluía avión para los invitados, fue la única para la que la juez decretó prisión, aunque eludible bajo fianza de 90.000 euros.

Elsur, constituida en 1995, cuando Enciso gobernaba en representación del PP, subcontrató con las empresas Maviroad y Arborimar, dirigidas por José Amate el mantenimiento de jardines en El Ejido. Las empresas no tenían ni material ni experiencia y no hacían más que trabajos como suministradoras de personal para Elsur, que les contrató por seis millones.

Un informe de la Inspección de Trabajo consideró hace apenas 10 días que ambas compañías "constituyen hasta ahora el último eslabón de un proceso de metástasis empresarial, en el que se promocionan unas empresas que pueden calificarse de usar y tirar", Las empresas de Amate obtuvieron un beneficio del 80% en el contrato, gracias a que Elsur facilitaban los principales medios de producción. "Muchas de las 70 empresas investigadas estos dos años ya ni existen. Ahora empieza la labor de examinar facturas y ver si crecen los imputados", señalan fuentes del caso.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 22 de octubre de 2009