Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Necrológica:

Koldo Chamorro, el fotógrafo que escribía con la luz

Autodidacta, se especializó en África y en minorías étnicas

"Escribir con la luz, usarla como soporte de tu experiencia y conocimiento, es unir una energía particular que se materializa de modo coherente a otra energía más abstracta y universal". Así se expresaba Koldo Chamorro, fallecido ayer a los 60 años, para intentar explicar la esencia de su oficio de fotógrafo: los fotógrafos, esos cazadores de la luz que con un simple clic, en un instante, capturan la realidad. Algunos simplemente la retratan. Otros, seguramente como Koldo Chamorro, la convierten en arte.

Koldo Chamorro nació en Vitoria el 20 de agosto de 1949. Sus primeros 16 años los pasó en la República de Guinea Ecuatorial, y después se rindió a la pasión de viajar. Recorrió toda Europa, gran parte de África, América del Norte y del Sur. Así se convirtió en especialista en temas africanos y en minorías étnicas.

Comenzó la carrera de Ingeniería Técnica Superior, se diplomó en Márketing por el Cesem y se licenció en Economía Empresarial en la facultad de Derecho de la Universidad de Navarra.

Para ser fotógrafo tuvo que aprender de forma autodidacta, a lo que se dedicó desde 1965. Más tarde, en el curso 1972-1973, consiguió una beca de la Dotación de Arte Castellblach para realizar estudios fotográficos en el extranjero.

En Estados Unidos tuvo la suerte de trabajar con grandes entre los grandes, como Ansel Adams, Jean Diezaide, Lucien Clergue, Brassai, Jean Pierre Sudre, Ernst Haas...

También se unió a colectivos de fotógrafos como los neoyorquinos Minority Photographers. Ya en España, fue miembro fundador del grupo Alabern de Barcelona. Mientras realizaba numerosos reportajes por encargo -reportaje industrial, memorias de empresa, moda, ilustración publicitaria no electrónica-, sacaba tiempo para sus trabajos personales como fotógrafo independiente.

Desde 2001 trabajaba con editoriales y con organismos internacionales, sobre todo la Unesco y diversas ONG. Gracias a estos trabajos y a sus propios recorridos por toda la geografía española, llegó a acumular un importante archivo sobre España en blanco y negro y en diapositivas en color.

La educación le interesó desde 1985, cuando comenzó a impartir clases en talleres de fotografía en escuelas privadas; como profesor invitado en la facultad de Bellas Artes de la Universidad de Granada, o en Madrid, en el Círculo de Bellas Artes y en la facultad de Periodismo de la Complutense.

"Sólo llega a ser fotógrafo aquel que intenta entrar en el enigma de la luz, reconocer sus territorios superpuestos usándola como el utillaje más apropiado para hacer inteligible esta disposición [...] de modo armónico, natural y emotivo". Queda para la posteridad la definición de fotógrafo de uno de los maestros en la fotografía actual española.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 17 de octubre de 2009