Las consecuencias políticas del 'caso Gürtel'

PSOE: "Costa deja interrogantes"

La declaración leída ayer por el secretario general del PP valenciano, Ricardo Costa, antes de la reunión de la dirección del partido no fue un mero trámite. El número dos del PP que preside Francisco Camps dijo alto y claro que nunca actuó al margen de Camps. A esta frase se aferraron todos los partidos de la oposición para responsabilizar del escándalo al presidente autonómico. El portavoz socialista en las Cortes valencianas, Ángel Luna, destacó de la intervención de Costa que si algo dejó claro es que "el último responsable de todo lo que se había contratado aquí [en alusión a la Generalitat y el partido], no era él, sino Camps". Y no por obvio menos importante, agregó el socialista Luna, Costa reconoció después de meses de resistencia la veracidad de las conversaciones que mantuvo con los responsables de Orange Market y de otras empresas de la trama Gürtel, cuando dijo sentirse avergonzado tras verlas reproducidas en los medios de comunicación.

Y por si fuera poco, agregó el socialista Luna, la defensa que hizo Costa de sí mismo dinamita los restos del bastión defensivo en que se había convertido el Gobierno de Francisco Camps. "Ha dejado una serie de interrogantes sobre la mesa a los que debe contestar Camps, tanto sobre lo contratado por el partido como desde la Generalitat a las empresas de la trama corrupta", reiteró.

Enric Morera, portavoz de Compromís, tercera fuerza política en las Cortes, disparó directamente al presidente nacional del PP, Mariano Rajoy: "Costa revela que Rajoy lo sabe todo. ¿Creía Rajoy que los actos del PP en la Comunidad Valenciana eran gratis? Ahora que sabemos que Costa no se ocupaba de los actos de Rajoy pediremos al Tribunal de Cuentas que actúe para saber si ha habido malversación de caudales públicos para financiar actos del PP".

* Este artículo apareció en la edición impresa del miércoles, 14 de octubre de 2009.

Lo más visto en...

Top 50