Hallada una montaña de lodo junto a las Illas Atlánticas

Las tres asociaciones de Vigo, Pontevedra y Arousa integradas en la Plataforma en Defensa de la Rías Baixas, exigieron ayer al Gobierno central y a la Xunta una moratoria para el vertido de lodos cerca del perímetro de protección del Parque Nacional das Illas Atlánticas. Exigen además que se hagan públicos los análisis sobre los niveles de plomo de estos sedimentos procedentes de las obras portuarias acumulados desde hace diez años.

Además de proponer la inertización y estabilización de un vertedero controlado en tierra, los representantes de la plataforma, de distintas cofradías y agrupaciones mejilloneras expusieron a los medios de comunicación material gráfico del punto de vertido y mostraron su preocupación por las graves consecuencias de estos sedimentos que están introduciendo compuestos nocivos para la calidad ambiental y productiva de la ría.

En las imágenes captadas recientemente por el sónar de un arrastrero, difundidas ayer, se observa la zona de vertido, una montaña cónica con un volumen aproximado de medio millón de metros cúbicos de lodos. De otros 5 millones de vertidos se desconoce su paradero, advirtieron los ecologistas.

Diez años de vertidos

Las coordenadas de este vertedero marino lo sitúan de la zona marítima protegida a entre 2 y 3,7 millas náuticas y justo en la boca de la ría por donde entran las aguas profundas y frías, responsables de la biodiversidad y riqueza productiva.

El portavoz de la Plataforma en Defensa de la Ría de Arousa (PDRA), Xaquin Rubido, cree que la clave está en conocer la proporción de isotopos radiactivos del plomo de los sedimentos. Para Rubido existe relación entre la prohibición de la extracción de reloj, por su alto contenido en plomo, y los más de 37.000 kilos de este elemento químico que, afirma, se han vertido. "Verter sistemáticamente en la ría, durante más de diez años, parece un sinsentido porque no puede ser que la Administración haga lo contrario de lo que demanda a los ciudadanos", apuntó.

La plataforma también denunció que no se hagan públicos los metros cúbicos del vertido y que no se conozca ningún estudio oficial estimativo del recorrido de los lodos en función de las corrientes, lugares de deposición de los sedimentos y el tiempo que estos permanecen en suspensión según su tamaño.

* Este artículo apareció en la edición impresa del sábado, 10 de octubre de 2009.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50