Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Pinto tiene que cambiar su gobierno tras el cese de una edil

Una crisis interna obligó al alcalde de Pinto, el socialista Juan José Martín, a anunciar ayer una remodelación del equipo de gobierno. La concejal de Hacienda, Patricia Fernández, número dos del PSOE en las elecciones de 2007, abandona su cartera por "diferencias irreconciliables con el alcalde" y problemas de salud derivados de su "complicada situación personal en el equipo de gobierno".

La concejal, hija del anterior alcalde, Antonio Fernández, llevaba dos meses de baja. Sus desencuentros con Martín eran cada vez más pronunciados y aparecía imputada en un caso de malversación de fondos con el dinero de la cooperación internacional.

Pinto está envuelto en importantes tensiones desde la moción de censura que descabalgó al PP del poder hace nueve meses. El PP de Madrid ha convertido la recuperación del municipio en prioritaria, y el Ayuntamiento nada en problemas económicos, con un ambiente enrarecido dentro del tripartito, compuesto por PSOE, IU y un concejal independiente.

Sin querer profundizar en las causas de la dimisión, el alcalde despidió a Patricia Fernández declarando que "no ha sido capaz de aceptar el compromiso que supone sacar adelante el programa". La concejal había anunciado el lunes la renuncia a su cartera (que no a su acta) en un comunicado.

Acercar posturas

La edil continuará ocupando su lugar en el pleno municipal, como también proseguirá el juicio en que está inmersa junto a su padre y Juan Tendero -ex alcaldes socialistas de 1993 a 2007- por el caso Pinares, referente a la construcción en Argentina de viviendas financiadas por el Ayuntamiento que supuestamente no han sido utilizadas para fines sociales, sino para su provecho personal.

Martín negó ayer que el Gobierno tripartito vaya a caer, pero admitió que fueron necesarias negociaciones para acercar posturas y asegurar su continuidad hasta el fin de la legislatura, en 2011. También reconoció que el municipio está estrangulado económicamente.

Las tensiones han llevado al alcalde a trasladar a la concejal de Seguridad Ciudadana, Alita Camacho, a la cartera de Cultura y asumir él mismo la jefatura de la Policía Local, después de que el cuerpo se movilizara el mes pasado alegando importantes carencias materiales y problemas de comunicación con la Corporación.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 7 de octubre de 2009