Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:Empresas & sectores

Del rojo al negro en Acerinox

Precio del níquel y demanda cambian tras el verano la tendencia en sus resultados

El sol empieza a colarse entre los nubarrones y a sanear charcos y goteras de la crisis en Acerinox. La siderúrgica, tras sobrevivir en la primera parte del año al peor semestre en la historia de los aceros inoxidables (el grupo registró 255 millones de euros de pérdidas frente a ganancias de 155 millones en igual periodo de 2008), prevé cerrar el tercer trimestre sin números rojos y contabilizar en el cuarto ganancias más reseñables en su cuenta de resultados. La recuperación de los precios del níquel y de los márgenes de la siderúrgica y la reactivación de la demanda en los últimos meses, tras la liquidación de las existencias de sus clientes, explican el cambio de tendencia en la compañía y también el cambio de ánimo en sus directivos.

Recupera producción y empleo y sigue construyendo una planta en Malaisia

"La recuperación ha comenzado", declaraba hace unos días el presidente y consejero delegado de Acerinox, Rafael Naranjo, a Bloomberg. "La pregunta en este momento es hasta qué punto continuará" tal y como está ahora, matizaba, "si mejorará o si no se sostendrá. No tenemos la respuesta". Pero en la sede central del grupo esta última semana se seguía respirando un cauto optimismo. "Estamos cerrando los contratos para noviembre, que en principio nos aseguran ya un buen cuarto trimestre. Las carteras de pedidos están en máximos, a niveles del mes de mayo de 2008". "Las cuentas de cierre de 2009, pese a la recuperación última, no van a ser buenas, sin embargo, porque pesan demasiado los malos resultados del primer semestre".

Los analistas (varios bancos de inversión han elevado el precio objetivo de las acciones de la siderúrgica en las últimas semanas) también se muestran confiados en un cambio de tendencia en el sector cíclico en el que opera Acerinox. "Los elevados precios del níquel, en niveles de entre 17.000 y 20.000 dólares estadounidenses por tonelada, están acelerando la demanda de los almacenistas en todos los mercados" en previsión de unas "próximas subidas del extra de aleación", apuntan en un informe reciente los analistas de Ahorro Corporación. Además, agregan, se empiezan a ver las primeras señales claras de reactivación de la demanda final. "En Europa comienza a vislumbrarse una recuperación de la demanda final; en EE UU, ésta es más evidente, y Asia es en estos momentos el mercado que mejor se está comportando".

Fuentes de Acerinox, por otra parte, confirmaban el pasado miércoles el incremento que está registrando la capacidad de producción del grupo en su conjunto, en torno al 80%, y la de sus distintas plantas. Así, la fábrica de Algeciras está operando al 75% de su capacidad cuando en el segundo trimestre de 2009 lo hacía al 55%; su planta estadounidense de NAS trabaja ya casi al 80%, y la surafricana de Columbus también opera al 70% de su capacidad, unos 10 puntos más que a final de junio.

Acerinox, líder mundial del acero inoxidable, aunque redujo su producción y afrontó expedientes de regulación de empleo en sus plantas hace unos meses, en los momentos más agudos de la crisis, no ha recortado sus planes de expansión industrial ni ha modificado su tradicionalmente generosa política de retribución al accionista: mañana devuelve 0,10 euros por título en concepto de prima de emisión, amortizó hace un mes cinco millones de acciones de autocartera, y con el dividendo distribuido en julio pasado su retribución total al accionista a cuenta del ejercicio 2008 ascendió a 0,45 euros por título.

La siderúrgica no ha levantado tampoco el pie del acelerador en su estrategia industrial. Ha seguido invirtiendo en una nueva planta en Malaisia, a las puertas de Singapur, que será la cuarta del grupo en el mundo y la primera en el expansivo mercado asiático. La construcción de la primera fase de está planta está avanzada y a partir de 2011 está previsto que empiece a suministrar al mercado 180.000 toneladas de laminados en frío. Más tarde, en siguientes fases, entrará en producción la laminación en caliente y la acería. El proyecto final es instalar una planta integral con capacidad para 1,1 millones de toneladas.

La inversión prevista en estas instalaciones, en las que Acerinox participa con el 67% del capital, y las japonesas Nisshin Steel y Metal One, con el 33% restante, alcanza los 1.500 millones de dólares (320 millones la primera fase).

En paralelo a estas inversiones, Acerinox ultima un plan de excelencia destinado a reducir costes y a lograr una mayor eficiencia en la utilización de las distintas plantas productivas y en la coordinación de las distintas divisiones del grupo con el objetivo cuantificado de 133 millones de euros de ahorro anual a partir del ejercicio 2010.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 4 de octubre de 2009