Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Trece piratas con lanzagranadas y fusiles controlan el buque 'Alakrana'

Los secuestradores han contactado con el mediador que permitió liberar un mercante alemán que estuvo dos meses y medio en manos de los captores

Trece piratas fuertemente armados mantienen bajo control a los 36 tripulantes del atunero vasco Alakrana, secuestrado ayer cuando tenía las redes tendidas a 413 millas de las costas del sur de Somalia, según fuentes conocedoras de los detalles de la captura. Los secuestradores son "muy profesionales" y tienen experiencia en abordajes similares. De hecho, ya han contactado con la misma persona que medió para la liberación del mercante alemán MV Victoria, apresado en mayo frente a las costas de Yemen y que pasó casi dos meses y medio en manos de los piratas.

La fragata Canarias navega a toda máquina hacia el Alakrana para intentar que no toque costa o que los tripulantes no sean desembarcados. Hoy lo tendrá al alcance. "Va a hacer falta mucha paciencia, mucho tacto y negociar", precisan las citadas fuentes.

El avión español de patrulla marítima P-3 Orion, que sobrevuela continuamente el Alakrana (con apoyo de una aeronave alemana y otra francesa), pudo mandar ayer imágenes del atunero en las que se aprecian dos hombres con fusiles sobre la cubierta. "El barco está en calma y no se aprecian movimientos extraños en la cubierta", según aseguró ayer el general jefe del mando de Operaciones del Estado Mayor de la Defensa (Emad), Jaime Domínguez Buj.

Lo que ya saben los responsables del operativo es que 13 piratas se han distribuido por el barco. Van fuertemente armados con fusiles y lanzagranadas RPG. Los tripulantes (16 de ellos españoles) están bajo cubierta. Las fuentes consultadas precisan que los asaltantes tienen mucha experiencia y los consideran "de la misma banda, o al menos con la misma forma de actuar", de los que perpetraron en mayo el secuestro del MV Victoria, de 146 metros de eslora, que se dirigía a Yeddah (Arabia Saudí) con un cargamento de arroz cuando fue asaltado. Entonces fueron ocho los piratas y 12 los secuestrados.

El primer contacto con el exterior desde el Alakrana, con base en Bermeo (Vizcaya), ya ha sido hecho por los piratas con la persona que medió en el secuestro del buque alemán, que fue liberado el 18 de julio pasado, tras dos meses en manos de los captores somalíes. "La prioridad del Ministerio de Defensa y de la cadena operativa de las Fuerzas Armadas es la seguridad de los pescadores", insistió el general Domínguez.

Pero las noticias desde Somalia no son tranquilizadoras. Un portavoz del grupo que controla el Alakrana ha asegurado a la agencia Efe que están dispuestos a imponer "una fuerte pena" a los tripulantes del atunero "por pescar ilegalmente en aguas de Somalia". Sugule Ali, cabecilla y portavoz de los piratas, aseguró: "Decidimos secuestrar el buque cuando tuvimos información de que España quería proteger la pesca de sus barcos en nuestras aguas. La tripulación española se enfrenta a una fuerte pena porque su Gobierno ha solicitado de la UE ayuda para mantener la pesquería ilegal en Somalia", subrayó, pese a que el Alakrana estaba fuera de lo que se considera aguas territoriales de ese país desgobernado (200 millas). "Esto puede ser largo y complicado", insisten fuentes españolas. El pago de un rescate se atisba como el mal menor.

Fuerzas españolas en el Índico

- La fragata F-86 Canarias, que zarpó el 10 de agosto de Rota (Cádiz) para incorporarse a la Operación Atalanta frente a las costas de Somalia. Embarca a 210 efectivos y porta dos helicópteros Sirosky SH60B. Su velocidad es de 29 nudos. Lleva armamento compuesto por dos cañones, 40 misiles (ocho Mc Donnell Douglas y 32 GDC Pomona Standard SM-1MR) y 30 torpedos.

- El avión Lockheed P-3 Orión, con base en Yibuti, tiene una velocidad máxima de 750 kilómetros a la hora, y su alcance es de 14 horas. No va armado.

- Un P-3 alemán y un Atlantique 2 francés colaboran con el avión español en la vigilancia contra los piratas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 4 de octubre de 2009

Más información