La agencia de empleo del Pollo, el Loro y el Sapo

El 'caso Estepona' desvela enchufes masivos de familiares y afiliados al PSOE

En noviembre de 2006, un equipo de 14 policías, entre ellos ocho inspectores, inició la investigación sobre la corrupción en el Ayuntamiento de Estepona (Málaga). Por orden de la juez Susana García, los agentes pincharon más de 20 teléfonos, analizaron cuentas corrientes, vidas laborales y declaraciones tributarias de 63 personas y empresas, y estudiaron a fondo 34 convenios urbanísticos. En junio de 2008, este trabajo de campo dio como fruto un informe, que como todo título lleva un número, el 52.272, y que sirvió para la detención del ex alcalde socialista Antonio Barrientos, y de otras 24 personas, entre concejales, técnicos y empresarios con intereses urbanísticos en la ciudad.

Al menos 120 de los 315 afiliados trabajaban en órganos municipales
"Estoy esperando que Zamorano saque un concurso amañado para mi plaza"

Los agentes, especialistas en delincuencia económica, centraron su estudio en tres personajes con alias de fábula de Esopo: el propio Barrientos, el Pollo; su jefe de gabinete José Flores, el Loro y el ex concejal de Hacienda, Francisco Zamorano, el Sapo. La acumulación de chanchullos que relata el texto policial, de 570 páginas y seis anexos de estilo aséptico, resulta estomagante.

Los investigadores dedican un epígrafe a las contrataciones en el Ayuntamiento: "Existe una notable coincidencia entre los afiliados al PSOE y los contratados en las distintas empresas municipales desde el año 2003". Los agentes pusieron cifra a lo que era un secreto a voces en la ciudad: de los 315 afiliados de la agrupación socialista de Estepona, 142 fueron dados de alta tras las elecciones de 2003 y "al menos 120 están o han estado prestando servicio en las empresas municipales". Además, otros 42 familiares de afiliados al PSOE local lograron trabajo en el Ayuntamiento. Con este sistema de contratación y afiliación al partido casi en un mismo acto, Barrientos se aseguraba una cohorte de estómagos agradecidos para el control de la agrupación local.

En una conversación entre la concejala María Asunción López, también imputada, y José Flores, la edil habla de las limpiadoras que van a "salvar" y menciona el caso de su prima Ana Mari. "¿Está afiliada?", pregunta el jefe de gabinete. "Yo la afilio", responde la concejal. María Asunción también quiere "salvar" del paro a Isabel "la niña" de su primo. La misma pregunta: "¿está afiliada?". Asun dice que no. El Loro tiene la solución: "Afíliala y así ése es el truco que tengo yo con Paco [Zamorano] para salvarlas".

El ex edil de Hacienda, al manejar el presupuesto, era la pieza clave para aprobar los contratos. Según la Policía, un "ejemplo flagrante de contratación a dedo" por parte de Zamorano es la contratación de su nuera, Desirée, licenciada en Químicas, como monitora de la guardería municipal. Este es el singular proceso selectivo entre nuera y yerno que tuvo lugar el 27 de junio de 2007.

-Zamorano (Z): "Tengo una plaza libre en la guardería de los Remedios a 1.200 euros jornada completa de 8 a 3. Te interesa".

-Desirée (D.): "Está muy bien, aquí al lado de tu casa".

-Z: "Contrato por seis meses, luego tres meses y después, fijo".

-D: "Se lo voy a contar a tu hijo, y te digo".

Para guardar las formas, la contratación la haría la concejala de Educación, Mariví López, también imputada:

-Mariví: "Pues yo llamo a tu nuera para decirle las funciones y todo lo demás".

-Zamorano: "Lo que tú quieras, yo no sé nada, me hago el tonto".

La edil de Educación habló con Flores del contrato de un militante, Mateo Vázquez, en la sede de la UNED de Estepona, cuyo personal no docente depende del consistorio. Según las escuchas, Mateo, afiliado desde 1977 y que iba de número 24 en las listas socialistas de 2007, no había conseguido un puesto, y según Zamorano, "no se le puede dejar tirado". Al final, Flores propone que el militante vaya a la UNED. Mariví está de acuerdo: "Un puesto en la UNED con 2.700 euros de sueldo sin hacer nada". Flores replica que eso no lo tiene que saber nadie. "Empieza con 1.800 euros como todo el mundo y después Paco [Zamorano] se lo arregla, con el nuevo presupuesto, siempre y cuando se firmen convenios". Y es que las empresas promotoras eran las financieras del consistorio. Tanto es así que tras las elecciones de 2007, Flores reconoce que "si no hay ingresos [por urbanismo] nos vamos a tomar por culo".

Para mantener engrasada la maquinaria recaudatoria, José Flores insiste en contratar al técnico Xavier Witmeur, vinculado al partido posgilista PES y que supuestamente realizaba tasaciones a la baja de los terrenos sujetos a convenio. También urge hacer funcionario, al arquitecto Arturo Cebrián. "Estoy esperando que Paco [Zamorano] saque la plaza y me convoque un concurso amañado para dármela. Es un compromiso del alcalde y de José Flores, ellos sabrán", se recoge en una escucha a Cebrián. Entre 2003 y 2007, el municipio contrató a 1.200 personas.

En su informe, los agentes relatan 30 enchufes concretos y destacan el "especial caso" de Sonia Flores. Esta militante, actualmente concejal del PSOE en Marbella, está casada con Rafael García, ex director de la televisión municipal de Estepona. Pronto se corrió la voz por la ciudad de que Sonia, adscrita a la delegación de Economía y Hacienda cobraba su sueldo pese a no aparecer por el Ayuntamiento. Rafael García, que ahora dirige la agrupación socialista del núcleo marbellí de San Pedro Alcántara, llamó a Zamorano con la siguiente propuesta: "habrá que hacer como que ella tenga una petición diaria de que tiene asuntos, que se abra un expediente con la petición de permisos". Es decir, fingir que su mujer trabaja para ganarse el sueldo público de unos 1.526,91 euros mensuales. Zamorano no lo ve mal: "Que vaya un par de días a la semana, que venga y se vaya".

* Este artículo apareció en la edición impresa del domingo, 04 de octubre de 2009.