Reportaje:

Fátima Hssini, sin 'burka'

La mujer que ocultó su rostro al tribunal estuvo detenida por ayudar a la 'yihad'

"¿Tú serías capaz de ir a Irak?", preguntó Fátima Hssini a Francisco Ródenas, Yusef, su marido, un albañil español convertido al islam, bajito, delgado y con aspecto de no haber roto un plato en su vida. "Tú estás loca. Ni loco. Ni a Irak, ni a ningún otro sitio", respondió él. El matrimonio, sin hijos, estaba en su sencillo piso sin ascensor en Sant Boi de Llobregat (Barcelona). En la televisión, la cadena Al Yazira transmitía imágenes de atentados en Bagdad.

La pregunta de Fátima no era baladí. Su hermano Hasan, de 26 años, había muerto presuntamente en Faluya (Irak) al volante de un autobús bomba. Su hermano Ahmed Said, de 43 años, acababa de ser detenido en Damasco (Siria) cuando iba a pasar a Irak para unirse a los hombres de Abu Musab Al Zarqaui. Los dos hermanos habían sido reclutados por Los Sin Vicio de Occidente, una célula dirigida desde Vilanova i la Geltrú por el carnicero Mohamed Mrabet, un marroquí de 42 años.

Las señas de Fátima aparecieron en casa de un dirigente del GICM en Londres
Un hermano de la mujer murió en Irak al volante de un autobús bomba

La investigación de estos hechos es lo que se juzga ahora en la Audiencia Nacional. Y una de las personas llamadas a declarar es Fátima Hssini, de 48 años, cocinera marroquí en un restaurante de Casteldefells: ésta es la mujer que compareció el pasado miércoles ante el tribunal, envuelta en un burka [en realidad, un jimar con burka] y negándose a mostrar su rostro porque se lo impide su religión.

En el banquillo se encontraban el carnicero y otros acusados; ella también estuvo en esa causa hasta hace unos meses, cuando se levantó su procesamiento. Por eso fue llamada sólo como testigo.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Fátima y su marido fueron detenidos en 2006 y compartieron los calabozos de la Guardia Civil en Madrid. La acusaron de haber "celebrado" el suicidio de su hermano y de estar al tanto de las actividades de la célula, que presuntamente había enviado a Irak a Belgacem Bellil, un argelino de 31 años que en 2003 asesinó con un camión bomba a 19 carabineros y a nueve iraquíes en la base italiana de Nasiriya. Fátima lo negó todo, según consta en su declaración judicial.

Fátima estuvo en prisión provisional por integración en el Grupo Islámico Combatiente Marroquí (GICM) y ayuda en la captación de yihadistas para Irak. Tras levantársele el procesamiento, el miércoles pasado fue expulsada de la sala por negarse a mostrar el rostro. Mañana está citada de nuevo.

El nombre de Fátima Hssini entró en los archivos reservados de los servicios de inteligencia de toda Europa cuando ella y su marido vivían en la localidad de Casteldefells. La dirección del matrimonio apareció en el domicilio londinense de Mohamed el Garbouzi, dirigente del Grupo Islámico Combatiente Marroquí (GICM), un movimiento vinculado a Al Qaeda. El Mi5 británico le investigaba por su presunta relación con un plan para atentar contra los aeropuertos de Londres y Argel.

¿Qué hacía el nombre de un albañil español en la agenda de uno de los hombres más vigilados de Europa, que se había entrevistado con Bin Laden? El matrimonio fue vigilado y sus teléfonos intervenidos por orden del juez Baltasar Garzón.

La relación de los hermanos de Fátima con la célula de Vilanova, el suicidio de Hasan en Irak y el viaje de Ahmed a Siria multiplicaron el interés de la Guardia Civil por la pareja. Y en especial por la mujer del burka, cuyo lenguaje críptico "infiere una clara voluntad de ocultar", según escribió el juez Garzón en uno de sus escritos. Cuando fue detenida, Fátima explicó al juez, también oculta bajo el burka, que fue su hermano Ahmed Said -el detenido en Siria- quien invitó a su casa en Casteldefells al dirigente del GICM. Y le describió como un "amigo".

Sobre la firma

José María Irujo

Es jefe de Investigación. Especialista en terrorismo de ETA y yihadista, trabajó en El Globo, Cambio 16 y Diario 16. Por sus investigaciones, especialmente el caso Roldán, ha recibido numerosos premios, entre ellos el Ortega y Gasset y el Premio Internacional Rey de España. Ha publicado cinco libros, el último "El Agujero", sobre el 11-M.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS