Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La UE duda del patrocinio por casas de apuestas

La Unión Europea pone en solfa el patrocinio de clubes de fútbol por parte de empresas que ofrecen apuestas por Internet. La Gran Sala del Tribunal de Justicia de la Unión Europea falló el 9 de septiembre en contra de Bwin y la Liga Portuguesa de Fútbol Profesional en un litigio promovido contra el Departamento de Jogos da Santa Casa de Misericordia de Lisboa, el equivalente portugués a la Organización Nacional de Loterías y Apuestas del Estado. Bwin llegó a un acuerdo de patrocinio con la Liga Portuguesa a cambio de ofrecer apuestas por Internet. La Liga portuguesa empezó llamándose Liga Betandwin.com y ahora se llama Bwin Liga.

La Santa Casa disfruta de la exclusividad en la explotación de los juegos de azar en Portugal, desde loterías a apuestas deportivas. Todos se conocen como "juegos sociales" y son autorizados por el Estado. La Santa Casa consideró que el acuerdo entre Bwin y la Liga Portuguesa vulneraba la legislación que ampara el juego en Portugal e impuso dos multas de 75.000 y 74.000 euros a la Liga y a la operadora de juegos por Internet. Bwin y la Liga recurrieron ante un tribunal de Oporto y alegaron que las directivas europeas sobre libre prestación de servicios, libertad de establecimiento y libertad de pagos amparaban el acuerdo de patrocinio que habían alcanzado. El juez portugués remitió el asunto al Tribunal de la Unión Europea para solventar el asunto "prejudicial" que planteaban la operadora de juegos de azar y la Liga portuguesa. La sentencia recuerda que Bwin tiene sede en Gibraltar y que la gestión de pagos y las operaciones para sostener el negocio se asientan en el Reino Unido y Austria, y termina por conceder la razón a la Santa Casa. Pero contiene tres puntos de honda repercusión.

"Riesgos de fraude"

La Gran Sala recuerda que el sector de juegos de azar ofrecidos por Internet no ha sido objeto de armonización comunitaria y admite la primacía del Estado a la hora de proteger a los consumidores nacionales. En segundo lugar, apuntan los "riesgos de fraude que entraña la falta de contacto directo entre el consumidor y el operador". Y, finalmente, siembra la duda: "No se puede excluir que un operador que patrocina competiciones deportivas sobre las que acepta apuestas, así como equipos participantes en estas competiciones, goce de una situación que le permita influir en el resultado de éstas con el fin de aumentar sus beneficios".

Bwin patrocina al Real Madrid. Su competencia directa, Unibet, patrocina al Valencia.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 25 de septiembre de 2009