El pacto para los Presupuestos desata la bronca en la izquierda

La portavoz del PSM achaca el ataque de Sabanés a la situación que vive en su grupo

El acuerdo para negociar los Presupuestos de 2009 que el pasado lunes alcanzaron PP y PSM originó ayer una bronca política en el ala izquierda de la Asamblea de Madrid. La primera piedra la puso el grupo de IU, que reprochó a los socialistas haber sacado de la Cámara regional la discusión de las cuentas y estar dispuestos a avalar el proyecto del PP. "No se puede tirar la toalla, hay que hacer una oposición clara, rigurosa, en defensa de una alternativa de izquierda", dijo la portavoz de IU, Inés Sabanés. "El partido socialista renuncia a hacer oposición ante los Presupuestos más restrictivos que va a hacer Aguirre", abundó su compañero Miguel Reneses.

Lejos de defender su postura sólo con argumentos políticos, la portavoz socialista, Maru Menéndez, atacó a la portavoz de IU. "Tengo un enorme aprecio por Sabanés, pero creo que está pasando por un momento de especial dificultad", consideró.La tesis de IU de que los socialistas han "tirado la toalla" en la oposición a la presidenta de la Comunidad de Madrid fue un argumento justificado largamente por la portavoz de IU, Inés Sabanés, en la rueda de prensa posterior a la Junta de Portavoces.

Reprochó a los socialistas haber alcanzado un acuerdo "bipartidista" -entre la presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre (PP), y el secretario general, Tomás Gómez (PSM)- para crear un grupo de trabajo que negocie las cuentas regionales. Sabanés criticó la "forma", al crear una comisión paralela a la Asamblea. También acusó a los socialistas de "incoherencia política". El grupo socialista viene criticando, desde que Aguirre llegó a la presidencia en 2003, que ésta

presente y apruebe sus cuentas anuales sin la participación de la oposición en la Asamblea.

"Hay que contraponer una clara y rotunda alternativa de políticas de izquierda", insistió Sabanés, que agregó que la actitud de los socialistas sólo se explica por "la difícil situación del Gobierno central, que podría hacer bajar [al PSM] la intensidad de la oposición en la Comunidad de Madrid".

Frente a este ataque, la portavoz socialista, Maru Menéndez, tenía pocos argumentos, ya que el acuerdo entre Gómez y Aguirre ha sacado la negociación de las cuentas de la Asamblea y minimiza su propio papel como portavoz y el de su grupo. Sin embargo, a su partido le conviene porque permite al secretario general, que no tiene escaño en el Parlamento madrileño, tener un papel más activo en la política regional.

"Nuestra propuesta es hacer una oposición rigurosa y contundente", trató de rebatir Menéndez. Su error fue caer en el ataque personal, al achacar la crítica de Sabanés a "un momento de especial dificultad" de esta portavoz en la dirección de su grupo. Ante la petición de que precisara sus acusaciones, Menéndez afirmó: "La portavoz de IU tiene dentro de su grupo parlamentario dificultades para desarrollar el debate del estado de la región y otras consideraciones", comenzó. "También debe asumir unos criterios de la dirección política que tienen que ver con el intento de equiparación entre el PP y el PSOE, que está alejado de la realidad".

Sabanés fue sustituida en el debate del estado de la región, celebrado la semana pasada, por el coordinador general de IU, Gregorio Gordo, que también es diputado, por acuerdo del grupo parlamentario.

Menéndez rebatió las críticas de IU con el argumento de que la negociación de los Presupuestos con el PP tiene como objetivo "tratar de condicionar al máximo para que den respuesta a los principales problemas de la ciudadanía".

"Cuando no hay razones políticas se buscan explicaciones personales", replicó Sabanés al ataque de Menéndez. "Pero la negociación de los Presupuestos fuera de la Asamblea no tiene coherencia ni explicación política. En línea con lo que siempre he defendido, me parece un error de enorme magnitud".

Si el debate de las cuentas de 2009 comenzaba con mal pie, el PP terció en la bronca, echando por tierra los argumentos socialistas. El portavoz popular, David Pérez, recordó que es "el Gobierno regional quien va a hacer los Presupuestos" y que la presidenta se limita a estar dispuesta a escuchar, lo que no significa que asuma las propuestas. "En el Congreso, el PSOE jamás cuenta con el primer partido de la oposición. Aquí, no", zanjó.

* Este artículo apareció en la edición impresa del miércoles, 23 de septiembre de 2009.

Lo más visto en...

Top 50