_
_
_
_
_
moda

Una española para Ungaro

La mítica firma francesa ficha a la diseñadora catalana Estrella Archs

Casa de modas con solera busca posicionarse en el mercado global. Para ello, contrata a un nuevo director creativo que actualice su legado. Desde que a mediados de los años noventa Tom Ford, Marc Jacobs o John Galliano entraran en Gucci, Louis Vuitton y Christian Dior respectivamente, ésta había venido siendo la fórmula adoptada por una industria necesitada del inevitable relevo generacional. Hasta que el factor "presupuesto disponible" introdujo variaciones en su aplicación y los diseñadores con tirón fueron sustituidos por otros no tan conocidos. En este vertiginoso juego de las sillas, la última en encontrar asiento ha sido la catalana de 35 años Estrella Archs (de nombre real, Esther Angulo). La semana pasada, la firma francesa Ungaro anunciaba su fichaje. El cuarto desde que su venerable fundador, Emmanuel Ungaro, se retirara en 2004. En el mismo comunicado, la maison hacía pública otra cosa: la algo volátil celebritie Lindsay Lohan quedaba designada como asesora de estilo. Un movimiento sin precedentes en un negocio que no tiene tiempo para la rentabilidad a largo plazo.

Es la cuarta directora creativa que tiene la marca desde 2004
"Quería centrarme en mi línea, pero ¿cómo vas a decirle a Ungaro que no?"

"O ponía al frente de Ungaro a un reconocido modista, con todos los gastos que eso hubiese conllevado, o adoptaba una estrategia más radical. Se acabaron las torres de marfil. Lindsay Lohan es la voz del consumidor. El tándem que forma con Archs vigorizará Ungaro, cuyo público objetivo se encuentra en la perpetua treintena", declaraba Mounir Moufarrige, presidente de la marca al periódico WWD. No es la primera vez que Moufarrige da un volantazo. Él fue quien en 1997 sustituyó a Karl Lagerfeld por Stella McCartney al frente de Chloé cuando ésta tenía 25 años.

Si bien inesperado, el nombramiento de Archs ha llegado precedido por meses de especulaciones. Aunque el 23 de junio Ungaro anunciaba que la relación con el colombiano Esteban Cortázar, su anterior diseñador, quedaba interrumpida de "mutuo acuerdo", en los mentideros de la moda (foros, backstages de desfiles y demás foros oficiosos) se ataron cabos: tras sólo tres colecciones, a Cortázar le habían enseñado dónde estaba la puerta de salida. Y no por la tibia acogida que habían recibido sus creaciones, sino por no comulgar con la dirección hacia la que se encaminaban las estrategias publicitarias de una casa que nunca fue suya.

Graduada por la escuela Central Saint Martins y tras un periplo que la llevó a trabajar para Cacharel, Nina Ricci, Pucci o Prada, Archs llevaba desde 2007 presentando las propuestas de su marca homónima en la Semana de la Moda de París. Ella misma se define como "una mujer que diseña para la mujer". Al otro lado del teléfono, cuenta: "Yo quería centrarme en mi propia línea, pero ¿cómo vas a decirle a Ungaro que no? Me dijeron que me habían cogido porque les gustaba mi talento y porque tengo bastante experiencia en todas las partes del proceso creativo. Desde dibujar a trabajar sobre un maniquí". Es la primera mujer en acceder a este cargo en una de las casas pertenecientes a la Cámara Sindical de la Alta Costura. Sin la intención de abandonar su marca, con la que desfiló por primera vez en España en la pasada pasarela Barcelona 080, Archs admite: "Sé que para Ungaro tengo que desarrollar otros códigos".

Luego... ¿cuál será exactamente el papel que va a desempeñar Lohan en todo esto? Archs aclara: "De asesoramiento. Ella opina y yo la escucho. A partir de ahí veo si es conveniente o no tener en cuenta sus consideraciones". Sobre las discordias en potencia, concluye: "¿Desde cuándo dos mujeres coinciden en lo que a moda se refiere?".

La nueva batuta de Ungaro pasará su examen el próximo 4 de octubre en París.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_