Gran Premio de Italia
Columna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

Briatore, en la encrucijada

El estallido que se está produciendo en el caso del accidente supuestamente provocado de Nelsinho Piquet en el Gran Premio de Singapur de 2008 puede situar a Flavio Briatore en la encrucijada. No es, en absoluto, una cuestión banal. Todo lo contrario. Los protagonistas pueden decir lo que quieran, acusando o exculpándose. Sin embargo, si la FIA ha decidido llevar el caso al Consejo Mundial del próximo día 21 es porque cree que tiene argumentos muy sólidos que implican a Renault.

El caso es especialmente grave. Estar implicado en este asunto supone haber ordenado a un piloto que se estrelle contra un muro, con el consiguiente peligro al que se le somete a él mismo, a los demás pilotos y, tal vez, al público. Es una causa de mucho más calado que el del espionaje de McLaren a Ferrari. Y las consecuencias deberían ser bastante más drásticas si el Consejo acaba demostrando la veracidad de la acusación que ha lanzado el propio piloto, contra sus jefes en la escudería Renault.

Más información
Barrichello estrecha el cerco
Briatore abandona Renault

¿A qué nos lleva todo eso? Posiblemente, a la inmediata exclusión de Renault del Mundial. Pero las consecuencias de esta sentencia serían tan enormemente negativas para la F-1, que es lícito pensar que alguien acabe pagando por la escudería. Una sanción de este calibre sería la guinda que está esperando Carlos Gohsn, presidente de Renault, para decir basta y largarse de la F-1. Y perder a un constructor que cede motores a terceros equipos, que motoriza a la GP2 y a las World Series y que tiene las fórmulas de promoción más importantes, sería terrible.

Pero a Renault le resultará difícil contrarrestar las evidencias de Piquet. Y más después de que Pat Symonds admitiera que se había hablado del tema en sus declaraciones a la FIA. La batalla, sin embargo, no parece ir dirigida contra Renault, sino contra el director de la escudería, Flavio Briatore, enfrentado a la FIA, por sus críticas constantes, y a la FOA, por la defensa que ha llevado de los intereses comerciales de la FOTA. Puede que, al final, la mejor salida para todos sea ofrecer la cabeza de Briatore a cambio de impunidad para todos los demás. Eso fue lo que ocurrió ya en McLaren con Ron Dennis. Y no sería raro que se repitiera ahora, incluso antes de que comience el juicio del Consejo Mundial.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS