El PSOE de Benidorm desafía a Pajín y Alarte con la moción de censura

La secretaria de Organización tendrá que expedientar a su propia madre

En Benidorm la historia se repite. En 1991 fue una tragedia para el PSOE, cuando Eduardo Zaplana, con el apoyo de una tránsfuga socialista, se hizo con la alcaldía de la capital turística de la Comunidad Valenciana. 16 años después está por ver que la iniciativa de los concejales del PSOE por hacerse con el control del Ayuntamiento benidormí, con el apoyo de un tránsfuga del PP, no acabe en una farsa.

De entrada, la decisión firme del PSOE de Benidorm y de su grupo municipal de seguir adelante con la moción de censura contra el alcalde del PP, Manuel Pérez Fenoll, supone todo un desafío a la secretaria de Organización federal, Leire Pajín, y al secretario general del PSPV, Jorge Alarte. Ambos se han mostrado claramente en contra de la moción. Pajín rompió ayer su silencio cuando expresó su "compromiso absolutamente claro" y su "respeto rotundo" al pacto que prohíbe las mociones de censura en los ayuntamientos con el apoyo de concejales tránsfugas.

Los concejales socialistas han empezado a firmar el documento

Más información

La número tres del PSOE, que reside en Benidorm prácticamente desde que nació, secundó la iniciativa del secretario general de los socialistas valencianos, Jorge Alarte, y se mostró contraria a la moción de censura: "La posición del partido es la misma que siempre ha sido y es la que conocen los compañeros de Benidorm. La misma que sería para cualquier militante se llame como se llame, viva donde viva y milite en la agrupación que milite".

De mantener la coherencia, Leire Pajín tendría que sancionar a su propia madre, Maite Iraola, portavoz del grupo municipal socialista en el Ayuntamiento de Benidorm. Los estatutos del partido establecen sanciones e incluso la expulsión para los concejales que vulneren el pacto antitransfuguismo suscrito en 1998 entre populares y socialistas.

Sin embargo, la firmeza con que se pronuncia Leire Pajín contrasta con las rendijas que quedaron abiertas tras la reunión que mantuvieron en Ferraz los concejales de Benidorm el pasado 29 de agosto. El comunicado que surgió de aquel encuentro no descartaba la moción de censura si se mantenían las "actuales condiciones de ingobernabilidad en el Ayuntamiento de Benidorm", según los socialistas.

Elena Martín, secretaria de Organización del PSPV y persona de confianza de Pajín, volvió a subrayar las condiciones de ingobernabilidad de la capital de La Marina Baixa, si bien se atuvo al argumentario, sosteniendo la fidelidad de su partido al pacto antitransfuguismo. Pero como todo no es lo que parece, una persona muy próxima a Leire Pajín, al ser preguntada por las declaraciones de ésta, dijo: "Ella hace lo que tiene que hacer".

La moción de censura no tiene vuelta atrás, pese a la crisis que puede abrirse en el seno del PSPV. De hecho, algunos concejales socialistas ya han firmado el texto de la moción y sólo falta por determinar el día en que se presentará. El PP, mientras tanto, también hace lo que tiene que hacer. Ayer su vicesecretario general, David Serra, criticó a Alarte por falta de liderazgo. El partido acordó en su reunión de ayer convocar para el próximo 24 de octubre la asamblea de la que saldrá la nueva dirección del partido en Valencia.

* Este artículo apareció en la edición impresa del martes, 08 de septiembre de 2009.

Lo más visto en...

Top 50