Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La banca recupera los niveles previos a la quiebra de Lehman

Las ayudas públicas permiten a las 15 mayores entidades financieras del mundo volver a la capitalización bursátil que tenían en septiembre de 2008

En el norte de Europa hay unos pequeños roedores -los lemmings- que periódicamente se suicidan en manada despeñándose por un acantilado. Ese comportamiento gregario suele darse en los pánicos financieros: una combinación de pautas racionales y sobre todo emocionales que suele ser devastadora en los mercados. El último gran ejemplo se dio tras la quiebra de Lehman Brothers, pero con una novedad sustancial. Suelen ser los inversores particulares quienes pierden la calma. Pero esta crisis ha sido capaz de quebrar los nervios de los bancos: todo el sistema financiero estuvo al borde del abismo por la bancarrota del banco de inversión estadounidense. Llegó lo que los economistas han bautizado como Gran Recesión. Pero el batacazo de la industria financiera ha sido aún mayor: una Gran Depresión financiera en toda regla. Aunque ha durado más bien poco: la capitalización bursátil de los mayores bancos del mundo se despeñó con el episodio de Lehman Brothers, pero apenas 11 meses después ha recuperado prácticamente todo el terreno perdido.

Los dos grandes bancos españoles salen reforzados de la crisis

"El sector está en un punto crítico. Las Bolsas van a sufrir altibajos"

HSBC, el mayor banco del mundo, ha duplicado su valor en medio año

Las dificultades aún no han terminado si la economía no sale de la recesión

Las grandes Bolsas cayeron en torno al 50% en los meses siguientes a la bancarrota de Lehman, pero los principales índices bancarios se fueron más allá, hasta el 80%. Eso sí, el rebote posterior ha sido espectacular. HSBC, el mayor banco del mundo, prácticamente ha duplicado su valor en Bolsa en apenas seis meses -aunque aún no ha recuperado las cifras de hace un año-; Santander sí ha vuelto a esos niveles tras un rally fenomenal, en el que casi ha multiplicado por tres su capitalización desde los mínimos de marzo. Su presidente, Emilio Botín, se lamentaba en junio de que a la banca le ha afectado "un sentimiento adverso de los mercados hacia las entidades financieras". Esa queja ya no sirve. Las 15 mayores entidades valen ahora 1,568 billones de dólares, mientras que en agosto del año pasado su valor era sólo un poco mayor: 1,588 billones de dólares.

La banca vuelve a obtener beneficios millonarios, a pagar bonus escandalosos a sus directivos y a repartir dividendos menos de un año después de su Armaggedon. "Es un sector con una enorme capacidad, con una maquinaria que permite la obtención de beneficios incluso en estas condiciones", explica el asesor de la Reserva Federal estadounidense Santiago Carbó. Pero hay una razón más importante: "La banca ha pasado por una depresión sólo comparable a la inmobiliaria en algunos países, pero ha salido del bache más rápidamente que sectores menos afectados. La razón son las diversas ayudas públicas: inyecciones de capital, avales, nacionalizaciones, dinero baratísimo y todo lo necesario", apunta Juan Ignacio Crespo, director europeo de Thomson Reuters.

A pesar de todo, a la banca le quedan aún tragos muy amargos si la economía no sale rápido adelante. En la Gran Depresión, la Bolsa se despeñó, y después se recuperó rápidamente para volver a hundirse. "Ahora la banca también está en un punto crítico: o los mercados se van para arriba o puede haber un fuerte recorte, aunque menos intenso que el posterior a la bancarrota de Lehman", asegura Crespo. Este experto cree que a la economía le espera algo parecido: "Una década con dos o tres recesiones. Hemos pasado la primera, pero a las Bolsas les quedan grandes altibajos".

Los dos grandes bancos españoles incluidos entre los mayores del mundo salen reforzados. El BBVA acaba de protagonizar una compra sonada en EE UU, donde se sitúa ya entre los 15 primeros. "La gran banca española no se metió en los productos financieros estructurados que detonaron la crisis, y se ha visto beneficiada de una expansión internacional que ha dado muy buenos resultados y de las ventajas de la regulación del Banco de España, que se ha convertido en una referencia internacional", afirma Carbó. Pero la profundidad y duración de la crisis española -que podría salir de la recesión un año más tarde que la eurozona- ensombrece el horizonte para Santander y BBVA.

"Tal vez sean los dos bancos que mejor han capeado las turbulencias. Están prácticamente intactos y eso se refleja en su cotización y en el conjunto del Ibex, que lleva un semestre excepcional. Y lo van a pasar menos mal que todos esos gigantes anglosajones con pies de barro. Pero si sube la morosidad o si empiezan a retirarse los estímulos y las ayudas públicas, también van a sufrir", advierte Crespo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 31 de agosto de 2009