Reportaje:música

'Like a rolling Santa Claus'

Bob Dylan anuncia un nuevo disco con canciones tradicionales navideñas que incluye 'El tamborilero'

Bob Dylan asegura que tiene Navidades en el corazón. Ése es el título de su primer álbum de temática navideña, que sale a la venta en todo el mundo el 13 de octubre. Una selección de canciones para el final del año que incluye Winter wonderland, Must be Santa, Here comes Santa Claus y Little drummer boy (sí, ese maldito Tamborilero que, en versión de Raphael, marcaba indefectiblemente las Navidades franquistas).

El telégrafo de la jungla dylaniana comenzó a difundir rumores sobre un posible disco navideño hace semanas. Y parecía una ocurrencia chusca: aparte de su origen judío, Bob Dylan no tiene precisamente un perfil de hombre hogareño y amante de las tradiciones. Pero Christmas in the heart ya está en fábrica y se presenta además como un lanzamiento desinteresado: los royalties de Dylan en Estados Unidos se destinaran a Feeding America, una organización que alimenta a los más desfavorecidos.

'Navidades en el corazón' sale a la venta el próximo 13 de octubre
Los beneficios irán a parar a una asociación de ayuda a los desfavorecidos

Eso sí que nos suena: Bob Dylan cree que la caridad empieza por casa. Ya causó indignación entre Bob Geldof y otros artistas implicados cuando, mientras se celebraba Live Aid, minimizó la urgencia de la respuesta a la devastadora hambruna en Etiopía, al sugerir que los poderosos agricultores estadounidenses también necesitaban ayuda; de hecho, fue uno de los impulsores de Farm Aid, un concierto benéfico anual que apoya a gente del campo asfixiada por hipotecas.

Tampoco resulta gran novedad el hecho de que un creador judío conmemore unas fiestas cristianas. Aparte de que Dylan tuvo una estridente etapa de cristiano fundamentalista a finales de los setenta, lo cierto es que los rituales de la Navidad, tal como los practicamos, fueron codificados y difundidos por Hollywood, cuyos magnates (judíos) estaban decididos a potenciar la cultura de la mayoría, en su ansía de asimilación en el crisol estadounidense.

Lo mismo en la música. Judío ruso era Irving Berlin, el autor de White christmas, la canción navideña más popular del siglo XX. En una de sus novelas, Philip Roth se refería a White christmas como un "reactor nuclear israelí" plantado en medio de la cultura popular estadounidense. El mismo Berlin se mostraba muy celoso de su obra: allá por 1957, en contra de sus intereses, intentó impedir que White christmas fuera registrada por Elvis Presley, al que creía causa de la degeneración de la música pop. Otras muchas canciones navideñas tienen compositores judíos, incluyendo a Mel Tormé (The christmas song) o Johnny Marks (Rudolph the red-nosed reindeer, Rockin' around the christmas tree).

En realidad, los discos navideños constituyen un sector significativo del negocio discográfico en EE UU; resultan prácticamente una obligación en mercados como el country o el soul. Todo tipo de artistas han cedido a la tentación de grabar un christmas álbum o al menos alguna canción suelta. Lo hicieron Elvis y demás pioneros del rock and roll; han seguido su ejemplo los Beach Boys, Springsteen, Bowie, Lennon y McCartney, U2, los Eagles y, sí, incluso ese réprobo llamado Keith Richards... Bob Dylan, que ya había cantado Navidades blancas, está en buena compañía.

Bob Dylan.
Bob Dylan.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS