Reportaje:24 HORAS EN...FORMENTERA

Formentera, plató natural

El 'spot' con la canción del verano 'Summercat' retrata el espíritu de la pequeña de las Pitiusas. Aguas turquesas, calma total y marcha vibrante en 82 kilómetros de costa. El paraíso terrenal del buen rollo

La canción del verano de este año en España es la de un anuncio televisivo de cerveza que cuenta cómo un chico liga con dos chicas en Formentera. El tema, fruto del grupo sueco Billie The Vision, se llama Summercat, aunque la gente lo conoce por el estribillo -"tonight, tonight"- y triunfa en politonos, verbenas... El spot lleva al gran público a los abrumadores paisajes rurales de Formentera, su mezcla de relax total y de marcha epatante, de gente guapa y de emanaciones hippies, sus lagartijas, sus aguas limpias que refulgen hasta cegar. La isla, frágil pero fuerte, se mantiene firme en su autenticidad frente a las legiones de italianos vestidos para matar de cada agosto. Y también frente al glamour altivo de los yates y frente a los precios exorbitantes con los que los comerciantes intentan copar la temporada. Su hermosura despampanante, agreste, sostenible y accesible la mantiene como plasmación más cercana del paraíso terrenal.

Más información
La Ibiza tranquila es posible
Formentera, un paraíso terrenal

09.00 Desayuno de otro mundo

La isla habitada más pequeña de las Baleares tiene 82 kilómetros de costa y está a 2 millas náuticas al sur de Ibiza. Con bicicleta, uno se la recorre fácilmente, aunque las motocicletas y los Citroën Mehari son también vehículos usuales: todo mejor que el transporte público. Sólo se llega a Formentera en barco, vía Península o Ibiza. Las cuatro navieras que realizan rutas hasta la isla son: Balearia (902 16 01 80, www.balearia.net), Trasmediterránea (902 45 46 45, www.trasmediterranea.es), Iscomar (902 11 91 28, www.iscomar.es) y Mediterránea-Pitiusa (971 32 24 43).

El puerto que recibe al viajero es el de La Savina (1), al oeste de la isla. A sólo tres kilómetros tenemos Sant Francesc (2), capital del territorio, donde podemos tomar un desayuno potente en Ca Na Pepa (plaza de la Constitución, 5; 971 32 10 91). Nos esperan imponentes rodajas de pan y buenas dosis de fiambre, queso, yogur y ensaladas. No está nada mal que reparemos en la iglesia de Sant Francesc en la plaza del mismo nombre. Se trata de una antigua fortaleza de protección contra las temidas incursiones piratas.

11.30 El faro de Julio Verne

El sol pega como un mazo a estas horas, y es inevitable gozar del mayor reclamo de la isla: sus aguas -más alucinantes y turquesa que las del Caribe y los Mares del Sur- en las que el naturismo suele ser aceptado o/y bienvenido. Tenemos cerca Cala Saona (3), muy tranquila, con sobrecogedoras vistas de los acantilados de Punta Rosa (4), a los que se puede acceder con facilidad. Al norte, Illetes (5) es la zona más popular. Al sur, nos espera la de Migjorn (6), que se nos muestra como indómita, pura y sin refinar. Arena blanca y paisajes brutales.

Fuera de allí, nos interesa también la pequeña playa de Es Caló (7), rincón de pescadores, y, a continuación, Ses Platgetes (8), desde donde podemos divisar los tonos de los acantilados de La Mola mezclados con el horizonte azul. Por cierto que en La Mola (9) despunta un faro que sirvió de inspiración creativa hasta a Julio Verne. La verdad es que la extrema transparencia de las aguas de Formentera hacen las delicias de los aficionados al submarinismo; por ello, hay muchas escuelas de buceo (por ejemplo: www.vellmari.com, www.orcasub.com, www.blue-adventure.com).

15.00 El restaurante de Nacho Vidal

Comer a deshoras, cuando la playa agota las fuerzas, transmite en esta isla sensaciones casi mágicas. Hay todo tipo de opciones. Una cercana a la onda internacionalista chill out es el Flipper and Chiller (10) (kilómetro 11; Migjorn; 971 18 75 96), que cobró fama por ser el actor porno Nacho Vidal uno de sus socios. Otro, también en Migjorn, es Sa Platgeta (11) (971 18 76 14; cerca de la Torre des Pi des Català; www.geocities.com/saplatgeta), difícil de encontrar, pero en un paraje magnífico, y con unos pescados y postres -buñuelos de manzana- fantásticos. Alucinante es el paisaje de Can Rafalet y su terraza sobre las aguas (Es Caló; 971 32 70 77), más marinero imposible, y sus gambas y arroces catapultan hacia el cielo. También, pero esta vez en La Mola, cabe recomendar el Pequeña Isla (12) (El Pilar de La Mola; 971 32 70 68), centrado en comida pitiusa.

17.00 Lodos y artesanía

Evidentemente, se puede alargar todo lo imaginable el tueste y letargo playeros, pero se pueden llevar a cabo otras muchas actividades. Si estamos al norte, visitaremos la pequeña isla contigua de Espalmador (13) de 137 hectáreas. Es famosa porque muchos turistas han ido allí a tomar baños de lodo, algo que, actualmente, está prohibido. La práctica quedó retratada en la película Lucía y el sexo (2001), rodada en la isla. En esa cinta, Julio Medem también mostró el paisaje lunar del Cap de Barbaria (14), convirtiendo su faro en icónico: está en el sur de la isla, y sus puestas de sol generan escalofríos de belleza. En esta zona se encuentran tres yacimientos megalíticos. Si, en cambio, queremos curiosear y comprar artesanía alternativa, los mercadillos son lo nuestro. Tenemos en Sant Ferran (15), en La Savina (1), en Es Pujols (P). Y en La Mola (9) podemos acudir a la Feria de Arte y Artesanía, aunque sólo si estamos en miércoles o domingo.

20.00 Se va el sol, se huele el baile

Otra cosa prohibida son las fiestas de noche en plena playa, cuevas y similares. Aunque las etílicas fiestas playeras llamadas Calippo loco -montadas por un chiringuito con cubalitros de vodka tocados de helado Calippo- se llegaron a exportar hasta Italia, es bueno buscar otro nivel. Lo mejor es ver cómo el sol se va en bares agradables, y luego pasar paulatinamente a la acción en sitios al uso que valgan la pena. Así, tenemos el Big Sur (playa Es Cavall d'En Borràs (17), myspace.com/bigsurformentera), preferido por los amigos de lo fashion. En Sant Ferran (15) destaca la Fonda Pepe (calle Major, 68; 971 32 80 33), un tributo a la era hippie, especialista en bebida de hierbas. En Migjorn, ineludible es el Blue Bar (18) (kilómetro 7,9; Migjorn; www.bluebarformentera.com), una leyenda de la era flower power, con bellísimas vistas de la luna, decoración psicodélica y hasta recopilaciones propias de CD. En él se puede cenar en un buen ambiente, y luego, armarla moviendo la cadera.

23.00 La última noche

Aunque para prolongar la noche, un día como hoy hay que pasar por Xueño (971 32 91 69; www.xueno.com), en Es Pujols (16) la zona más fiestera. Se trata de una discoteca de fuste transalpino conectada con el espíritu de la promotora Made in Italy (conocida por sus fiestas en el club Amnesia ibicenco). Ha venido ofreciendo grandes veladas con disc jockeys globales como Satoshie Tomiie o Frankie Knuckles (literalmente, el hombre que inventó la música house). Esta última noche de sábado de agosto es su cierre de la temporada 2009, y se intuye fuerte. En septiembre, ya serán algunos bares de toda la vida -hay que preguntar por ello a los isleños- los encargados de que la madrugada se una al alba y de que el espíritu del verano no se acabe.

Las mejores playas están en EL VIAJERO

Paseantes en  la playa de Ses Illetes, al norte de Formentera
Paseantes en la playa de Ses Illetes, al norte de FormenteraGONZALO AZUMENDI

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS