Reportaje:

Un retablo de papel

Enviny celebra hoy con una fiesta la réplica de la pieza que vendió en 1909

Los nueve vecinos que quedan en el pequeño pueblo pirenaico de Enviny, una pedanía de Sort (Pallars Sobirà), retrocederán hoy un siglo en el tiempo cuando vean la reproducción casi exacta del retablo gótico que decoró el ábside de la iglesia parroquial hasta que en 1909 el párroco lo vendió a un anticuario. La valiosa obra original está repartida en dos museos norteamericanos.

No ha sido fácil conseguir las copias de este valioso retablo dedicado a la Madre de Dios de la Purificación y que mide unos cinco metros de alto por tres de ancho. El cuerpo principal se conserva desde 1913 en la Hispanic Society of America de Nueva York, mientras que las puertas y la predela se guardan en el Philadelphia Museum of Art. Obtener fotografías de cada una de las imágenes y detalles de la obra ha sido una odisea que ha requerido 11 años de laboriosas negociaciones con los responsables de ambos museos.

El retablo original está repartido entre dos museos estadounidenses
La reproducción, realizada con la técnica del 'papelgel', costó 26.000 euros

Precisamente por eso, hoy se ha preparado una gran fiesta para celebrar el acontecimiento. Constará de una marcha popular de ocho kilómetros, una conferencia sobre el pintor Pere Espallargues, autor del retablo en 1490, y una ceremonia religiosa presidida por el obispo de Urgell, Joan Enric Vives.

Ninguno de los actuales vecinos de Enviny llegó a ver el retablo original en la iglesia del pueblo, pero todos han sabido siempre de su existencia por sus progenitores. Nadie ignora los periplos emprendidos por la pieza desde que se vendió hace un siglo. "Estaba muy atacado por la carcoma y como en aquella época no había técnicas ni medios para restaurarlo decidieron venderlo", señala Joan Escales, de 79 años, hijo, vecino y párroco de Enviny.

Realmente, no se sabe cuánto se pagó por el retablo, pero con el dinero obtenido se erigió el actual campanario, se arregló el tejado de la iglesia, se reformó el camino de los huertos y se construyó el nuevo altar, que quemaron durante la Guerra Civil. "Si no lo hubieran vendido, seguramente hoy no estaría en museos, ya que también lo habrían quemado", añade Escales. Uno de sus hermanos guarda una fotocopia en blanco y negro del retablo original como si fuera una reliquia. La réplica ha costado unos 26.000 euros.

"Las personas que vengan a verlo no distinguirán la copia del original", asegura Olga Méndez, responsable del departamento de reproducciones de Arsus Paper, la empresa barcelonesa que se ha especializado en realizar reproducciones exactas de obras de arte valiéndose de las nuevas tecnologías. En este caso ha utilizado una técnica pionera basada en papelgel, un producto desarrollado por la firma y patentado en 13 países. "Es un papel que se imprime y se convierte en un material elástico que permite transferir imágenes fotográficas a cualquier soporte, incluso sobre cuerpos tridimensionales", explica Méndez.

La empresa que ha hecho la réplica del retablo de Enviny ya tiene experiencia en este tipo de trabajos, la mayoría realizados por encargos de entidades públicas. Utilizó la misma técnica para reproducir con gran fidelidad las pinturas murales románicas de las iglesias de Santa Maria de la Guingueta d'Àneu, Sant Iscle y Santa Victòria de Surp, Sant Romà d'Aineto y Santa Maria de Mur, todas ellas en el Pirineo y cuyos originales se encuentran en diferentes museos. También ha realizado reproducciones en otros lugares de España, entre las que destacan las réplicas de pinturas rupestres en las cuevas de Kovenkoba, en el País Vasco, y está haciendo pruebas para aceptar la reproducción de policromías de diversas tumbas de faraones de Egipto.

Esta técnica, que permite hacer reproducciones de retablos o pinturas murales que se encuentran en museos del otro extremo del mundo sin tener que desplazarse, ha superado las pruebas de envejecimiento realizadas en la Universidad Politécnica de Valencia para comprobar la duración de las tintas utilizadas. Los ensayos han confirmado que en interiores pueden durar más de 200 años.

En el retablo original había una talla de madera de la Virgen, que lleva varias décadas en paradero desconocido y que posiblemente se encuentre en un museo o en manos de un coleccionista. El alcalde de Sort y principal impulsor de hacer la réplica del retablo de Enviny, el convergente Agustí López, quiere iniciar una campaña por Internet para localizar la imagen.

* Este artículo apareció en la edición impresa del sábado, 29 de agosto de 2009.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50