Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Feijóo da marcha atrás y regulará la actividad de tarde en los hospitales

El presidente apela "a la ley" para subvencionar a los colegios que segregan niños - Defensa de la directora de Traballo condenada por despido ilegal

La orden la recibieron los directores de los hospitales en junio. Ya entonces, la conselleira de Sanidade, Pilar Farjas, decretó sin darle publicidad la paralización de toda la actividad de tarde en quirófanos y consultas por un tiempo indefinido. Se supo a través de una denuncia del PSdeG en la primera semana de agosto y durante otro mes entero el Gobierno gallego permaneció mudo, sin explicar qué pasará con ese 20% de cirugías que el Sergas realizaba por la tarde, remunerando las horas extra (peonadas), al personal sanitario.

Con Farjas oficialmente de vacaciones, fue el diputado del PP Rosendo Fernández quien ofreció explicaciónes difusas e incluso citó como alternativas la hospitalización a domicilio o las consultas vía Internet. De vuelta al trabajo y con las quejas del personal sanitario en todos los periódicos, la propia Farjas ni siquiera quiso el lunes a explicar sus planes y volvió a cargar contra la filosofía de las peonadas apoyándose en el contundente informe del Consello de Contas contra ese sistema.

El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, tras reunir a su gabinete, anunció ayer su propósito de retomar las peonadas siempre con un sistema regulado que permita cumplir "con la reducción de las listas de espera". Feijóo abogó por "pactar unos rendimientos quirúrgicos en la jornada de mañana" antes de retomar las horas extra por la tarde. "Lo estamos estudiando hospital por hospital y servicio por servicio, desde luego no vamos a pagar por la tarde lo que no se hace por la mañana", avanzó.El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, no avanzó cuándo entrará en vigor el nuevo sistema que la dirección del Sergas ha empezado a negociar con los gerentes de los hospitales. Fuentes del Gobierno explicaron después que el objetivo es incrementar la productividad en las intervenciones quirúrgicas del turno ordinario hasta que asuman el 80% de la actividad programada. Si se cumplen esas ratios y se mantienen las listas de espera, se recuperará el sistema de peonadas para reabrir los quirófanos por la tarde.

Feijóo trató, no obstante, de negar la paralización indefinida de la actividad vespertina. Se apoyó para ello en los datos del Sergas, cuyo presupuesto en horas extra se disparó durante el primer semestre de 12 a 17,4 millones de euros. La cifra alude, sin embargo, a las peonadas que Sanidade pagó hasta junio, justo antes de enviar la nueva instrucción a los gerentes de los centros sanitarios. Precisamente ayer, el Consello de la Xunta aprobó la congelación de las tarifas que paga a cinco hospitales privados a los que desvía pacientes por un importe de 24 millones al año. Entre ellos no está Povisa.

Feijóo se esforzó, tras presidir la primera reunión postvacacional de su gabinete, en probar que el gasto social no ha menguado desde su llegada al poder. Echó mano del argumentario y justificó el evidente recorte en los libros de texto que este curso sólo tendrán gratis el 25% de las familias. Recurrió al mantra repetido estos días por los dirigentes populares según el cual el bipartito no regaló, "sólo prestaba" los manuales a los alumnos. Sí admitió, no obstante, que se equivocó el miércoles al extender la gratuidad al 70% de los padres y aclaró que ese porcentaje alude a aquellos que cuentan con algún tipo de beca.

"Ahora que se discute si se suben impuestos a las rentas altas, nos parece que no podemos pagarle los libros a los padres que pueden perfectamente destinar 180 euros a su compra", concluyó. Preguntado sobre si el ahorro de la medida -cuatro millones de euros- irá a parar a los colegios del Opus Dei que segregan por sexo a los alumnos, Feijóo se limitó a decir que la Xunta "no puede actuar contra la ley". Citó una supuesta "sentencia" del Tribunal Superior de Justicia de Asturias que impide "discriminar a los colegios con educación diferenciada". En realidad, el tribunal asturiano aún no ha dictado sentencia y el auto sólo decreta como medida cautelar el pago provisional de subvenciones al colegio mientras no llega el veredicto. El que sí ha fallado sobre esta cuestión es el Tribunal Supremo, qu,e en respuesta a un recurso de la Junta de Castilla La Mancha, establece que "la educación diferenciada" en los centros concertados "no forma parte de su derecho de dirección". La sentencia del alto tribunal, con fecha de mayo de 2008, autoriza al Gobierno regional a negar subvenciones a los colegios que separan a niños y niñas por aulas y crea jurisprudencia.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 28 de agosto de 2009