La estrella de las fiestas tiene dibujo de baldosines

Éxito del pañuelo y los demás objetos promocionales

Sólo hicieron falta cinco días -entre el 13 y el 17 pasados- para que los 25.000 pañuelos que el Ayuntamiento diseñó y puso a la venta para la Aste Nagusia se agotasen. La iniciativa que este año ha impulsado el consistorio se enmarca en una campaña de mercadotecnia para promocionar la ciudad y no sólo durante las fiestas. El producto estrella, el pañuelo con el dubujo de los tradicionales baldosines de ochos de la ciudad ha supuesto "un éxito rotundo", en palabras de la directora de Bilbao Turismo, Mercedes Rodríguez Larrauri.

Las previsiones que el consistorio hizo se evaporaron el pasado lunes, cuando la ciudad llevaba apenas tres días de fiesta. Los centros de información turística y los comercios y hoteles que venden los productos tuvieron que colgar el cartel de "pañuelos agotados" en sus puertas.

De los productos promocionales sólo quedan a la venta corbatas y gemelos

Así que entre las decenas de miles de bilbaínos y turistas que estos días abarrotan la ciudad sólo unos privilegiados se han podido hacer con la pieza. Los ha habido con suerte, como Edurne, de siete años. Su tía trabaja en un hotel y se lo pudo regalar. O Maite y Esteban, de 40 y 42 años, respectivamente, una pareja de sevillanos que por cortesía del hotel donde se alojan pueden lucir los ya famosos baldosines en sus cuellos.

Rodríguez Larrauri no duda de que el éxito de la campaña se debe a que "a la gente le ha gustado como alternativa a los tradicionales pañuelos azules, en muchos casos meros productos publicitarios". Recuerda que los bolsos que llevan impresos los carteles de anteriores ediciones de la Aste Nagusia son el segundo producto más vendido.

Con todo, las baldosas siguen siendo minoría entre la marea de pañuelos que estos días visten la ciudad. Los 25.000 se quedan cortos entre los clásicos azul Bilbao, con el escudo de la ciudad y en letras blancas bordadas la edición de las fiestas, o los de cuadros blanquiazules característicos de los arrantzales.

Hay quienes han tenido que hacer colas de casi una hora para lograr el pañuelo estrella. Por eso, ni Gudazko, de 33 años, ni Andoni, de 29, se lo quitan, pese a que los fogones en que cocinan un bacalao a la vizcaína dentro de los concursos gastronómicos del Arenal hacen subir la temperatura varios grados.

Arantza, de 57 años, lo compró en la oficina de turismo del Arriaga: "Creía que me quedaba sin él. El de delante se llevó 20 y otro hombre, 10. Al final pude comprar tres". Hasta el lehendakari, Patxi López, lució uno el miércoles en Vista Alegre, mientras el diputado general, José Luis Bilbao, optaba por el modelo tradicional.

Por supuesto, los hay que previendo o no el furor por los baldosines se hicieron con uno desde que salieron a la venta. "No tuve ningún problema. Entré, lo cogí, pagué tres euros y a correr", relata Julián de 60 años. Una solución más cara es hacerse con uno de los pañuelos de seda de caballero diseñados también para esta promoción. Con igual estampado, sólo cambia la tela y su precio pasa de tres euros a 25.

El éxito de la campaña no se circunscribe al pañuelo de fiestas. De los 11 productos promocionales -con precios entre un euro de la insignia y los 40 del pañuelo de seda para señora-, sólo queda para elegir entre las corbatas y los gemelos. Rodríguez Larrauri tiene respuesta rápida: "Con el calor de estos días y como estamos en fiestas, parece que los caballeros se han olvidado de las corbatas".

La moda de los baldosines ha desbordado cualquier previsión del Ayuntamiento, que tras las fiestas hará balance de lo vendido. Analizará cuáles han sido los productos de mayor éxito para sacar a la venta nuevas partidas. En cuanto al pañuelo de baldosines sólo la próxima Aste Nagusia dirá si ha sido una moda pasajera o se consolida como el oficial.

Vestir Bilbao

- Productos. La colección diseñada por la empresa bilbaína Label Moda incluye once productos. Todos tienen por objeto promocionar la ciudad y son pañuelos de seda para caballero y señora, corbatas estampadas o estilo jacquard, bolsos bandolera o con el cartel de las ediciones anteriores de las fiestas impreso, gemelos circulares y rectangulares, una insignia y un reloj para chico y otro para chica. Los motivos se repiten. Además de los populares baldosines, otra de las constantes es la B de Bilbao y edificios emblemáticos de la ciudad como el Guggenheim o el Teatro Arriaga.

- Dónde adquirirlos. Todos los productos se pueden comprar en las oficinas de turismo del Teatro Arriaga, el Museo Guggenheim, el aeropuerto y el edificio del Ensanche, así como en algunos hoteles y comercios del centro de la ciudad y del Casco Viejo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del sábado, 22 de agosto de 2009.

Se adhiere a los criterios de
Lo más visto en...Top 50