Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El fiscal investiga los ataques verbales de ediles contra el alcalde de Estepona

El ex gilista Crespo le acusó de poner denuncias falsas para hacerse con el sillón

¿Dónde termina el rifirrafe político y en qué punto empieza una posible calumnia? El último pleno del Ayuntamiento de Estepona (Málaga), celebrado el 21 de julio, se ha convertido en material de estudio para la Fiscalía de Málaga por las acusaciones que tres ediles imputados en el caso de corrupción Astapa, los dos ex gilistas José Ignacio Crespo y el ex socialista Francisco Zamorano, vertieron contra el alcalde del municipio, el socialista David Valadez y la concejal Cristina Rodríguez.

Les acusaron, entre otras cosas, de interponer denuncias falsas contra sus propios compañeros de gobierno para llegar al sillón de la alcaldía o de meterles en la cárcel. También hubo amenazas del tipo "no vas a salir impune", "lo vas a pagar muy caro" o "atente a las consecuencias", señalan fuentes cercanas al caso.

Valadez y Rodríguez han presentado un escrito de denuncia de ocho folios a través de un abogado particular y han aportado una grabación del pleno que la fiscalía ha admitido a trámite, añaden las mismas fuentes.

En el año que lleva al frente del municipio, el regidor ha llevado a los juzgados diversas amenazas contra su integridad o su familia, aunque no han trascendido las personas denunciadas. Valadez asegura que le han llegado a advertir de que le podrían poner un matón.

El pleno del 21 de julio se preveía polémico. Hacía días que la juez del caso Astapa había levantado parcialmente el secreto de las investigaciones y los ánimos estaban caldeados. El sumario había confirmado que Valadez y la edil Rodríguez denunciaron a la Policía las supuestas irregularidades cometidas por sus entonces compañeros de gobierno, entre los que se encontraba el anterior alcalde Antonio Barrientos (PSOE), y dos de sus antiguos socios de gobierno, del partido posgilista PES.

Con este panorama, el edil posgilista José Ignacio Crespo, que todavía mantiene su acta de concejal al igual que otros siete ediles implicados, acusó a David Valadez de haber llevado falsas acusaciones a la Policía con el único objetivo de hacerse con la alcaldía. "Ha organizado un complot, llamémosle Astapa, mintiendo, trayendo equivocadamente a la justicia, con denuncias absoluta y rigurosamente falsas, por irregularidades de las que usted ha formado parte". le dijo. Su intervención fue la más dura: "Ha ido usted a la fiscalía con auténticas mentiras, con auténticas barrabasadas", añadió. Después le acusó de intentar amedrentarles "después de meterles en la cárcel".

El edil Zamorano, también la oposición, aseguró que todo lo que denunció Valadez era "una gran mentira" que no quedaría así, y Manuel Reina aludió al rosario de acusaciones que los dos ediles hicieron a la policía como el uso de coches de alta gama o el cobro de 150 millones en una comisión.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 21 de agosto de 2009