Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Trabajo recomienda adaptar los horarios al calor para reducir riesgos

Los termómetros superan los 40 grados en la ciudad de Lleida

Cataluña continúa esta semana inmersa en una ola de calor que hace que los termómetros alcancen los 40 grados en gran parte de la comunidad. El Departamento de Trabajo recordó ayer a las empresas que debían adaptar los horarios de los trabajadores a las altas temperaturas, de forma que se redujeran los riesgos de insolación, para evitar afectaciones especiales a los trabajadores.

Ayer, el sol se cebó especialmente en las comarcas de Lleida, que continuaron soportando, por tercer día consecutivo, algunas de las temperaturas más altas de Cataluña. En la capital del Segrià el termómetro alcanzó los 40 grados a las seis de la tarde y temperaturas similares se registraron en otras localidades del sur de la provincia. Destacan los 38 grados de Serós y Tornabous, donde el lunes se llegó a 39,6 grados.

La ola de calor que afecta desde el lunes a gran parte del territorio obliga al Centro de Coordinación Operativa de Cataluña a mantener activados en fase de alerta los planes de emergencias Procicat e Infocat por el elevado riesgo de incendio forestal. El área de Servicios Personales y Salud Pública del Ayuntamiento de Lleida activó el protocolo de actuación para prevenir los efectos del calor en las personas más frágiles, principalmente en ancianos de más de 80 años que viven solos. En los últimos días se han intensificado las llamadas a 961 personas mediante los servicios de asistencia domiciliaria.

Incluso en Barcelona, donde el calor queda generalmente atemperado por la cercanías del mar, se registraron ayer temperaturas de 37,5 grados en la zona universitaria y similares en el Eixample. Las previsiones apuntan a que esta tarde se inicie el descenso de las temperaturas, aunque el fin de semana también será caluroso.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 20 de agosto de 2009