Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La crisis golpea sobre todo a ecuatorianos y rumanos en España

Algunas comunidades de inmigrantes recortan más sus envíos de remesas

La crisis económica se ceba más en algunas comunidades de inmigrantes en España como los ecuatorianos, los dominicanos y los rumanos mientras que otras, como los peruanos o los senegaleses parecen capear mejor el temporal.

Las remesas que los inmigrantes enviaron de España a sus respectivos países cayeron en 2008 un 7,1% con relación al año anterior. Pero, curiosamente, las que mandaron, por ejemplo, los ecuatorianos disminuyeron nada menos que un 18,15%, las de los dominicanos un 16,21% y las de los rumanos un 13,91%.

El Banco de España suministra una información somera de los flujos de divisas que se transfieren al Tercer Mundo o a Europa del Este, pero Remesas.org proporcionó ayer en un estudio el desglose por países.

De ahí se puede deducir, a grandes rasgos, qué comunidades de inmigrantes están siendo más golpeadas por la mala racha económica y cuáles logran sortearla.

El envío de remesas a familiares en el país de origen depende, en buena medida, de la renta disponible y ésta se reduce cuando el trabajador está en paro, se recorta su sueldo o, si es autónomo, tiene menos ingresos.

Los giros de las grandes comunidades de inmigrantes en España -ecuatorianos, colombianos rumanos, o marroquíes- a sus países caen en paralelo al número de sus inmigrantes dados de alta en la Seguridad Social, pero no siempre es así con todas las nacionalidades.

Las remesas de los bolivianos disminuyen, pese a que aumentan sus afiliados, y las de los paquistaníes son las que más crecen (31,53%) aunque su número de asegurados se reduce.

Remesas.org señala que el impuesto sobre remesas decretado por Bolivia a finales de 2007 ha desanimado a muchos bolivianos, mientras que los paquistaníes están, probablemente, renunciando al envío del dinero a través de la hawala (circuito informal) para hacerlo a través de redes tradicionales.

Algunos países latinoamericanos tienen una gran dependencia de las remesas de España. Su caída tiene un impacto negativo del 0,65% sobre el PIB de Ecuador y de 0,61% sobre el de Bolivia.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 14 de agosto de 2009