Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Casa de la Caridad no da abasto para repartir comidas

En 6 meses ha dado tantos servicios como en un año

En tan solo los primeros seis meses de lo que va de año, la Casa de la Caridad de Valencia, una institución benéfica privada, ha superado en un 140% las raciones que distribuyó en 2008. Mientras que el año pasado se distribuyeron 59.285, solo durante el primer semestre de 2009 la cifra supera los 67.000 platos de comida. Además, y en contra de lo que se preveía, durante los meses estivales no ha disminuido la atención a los necesitados, sino que se ha disparado.

La crisis económica sigue siendo el principal motivo de que cada vez más gente tenga que acudir a los centros sociales para comer, dormir o recoger ropa. Según Antonio Casanova, presidente de la institución, el verano no solo no ha frenado esta tendencia, sino que el número de personas necesitadas van en aumento. "A partir de septiembre prevemos otro aumento significativo de necesidades sociales", declaró Casanova en un comunicado.

Otro de los aspectos que destaca la Casa de la Caridad de Valencia es el perfil de las personas a las que atiende a diario. Desde que empezara la crisis económica, las colas frente a los centros donde se reparte comida han evidenciado que ya no son solo los más desfavorecidos los que acuden en busca de ayuda. Según Casanova, además de los sin techo, personas con adicciones o inmigrantes, también se ocupan de desempleados, pensionistas o incluso familias enteras.

Pese a que la situación empeora, la Casa de la Caridad apuntó un dato positivo. Según afirmaron, de enero a junio el número de socios aumentó en 293 incorporaciones, lo que significa un incremento de un 11%. "Es una respuesta satisfactoria y gratificante", apuntaron desde la organización. "El pueblo valenciano siempre ha estado a nuestro lado cuando lo hemos necesitado. Y éste es un momento complicado", añadieron.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 13 de agosto de 2009