Los países en desarrollo elevarán la demanda de crudo

La OPEP prevé que el consumo suba un 0,6% en 2010

El consumo de petróleo suele ser un buen termómetro de la situación económica. En 2008 y 2009, lo que era una crisis financiera se ha transformado en la gran recesión. Con ella, la demanda de crudo se ha hundido. Para 2010 se espera una leve mejora de la situación económica, y de su mano la recuperación llegará al mercado, según la OPEP. Siguiendo está lógica, la organización que agrupa a los países productores de petróleo espera que sea en China, Oriente Medio o India donde más se note el cambio de coyuntura y, con él, el repunte del consumo del petróleo. En cambio, entre los países ricos sólo Estados Unidos, y rodeado de gran incertidumbre, demandará más crudo.

El repunte previsto del mercado del oro negro será leve. Aumentará en medio millón de barriles de petróleo al día, un 0,59%. Llegará así a los 84,4 millones.

La evolución del barril dependerá de la velocidad de la recuperación
Más información
La AIE revisa ligeramente al alza la demanda de petróleo para 2009 y 2010

Pero mientras llega la mejoría, la caída continuará. Para este año, el informe mensual de la OPEP pronostica una caída de un millón y medio de barriles diarios, tres veces más que el año anterior. El retroceso de este año se debe en gran medida a Estados Unidos, compensado, sólo en parte, por China e India.

Para los países productores, la contracción del consumo de petróleo este año tiene su causa principal en la crisis económica. Pero también la achacan a los "altos costes de la energía, los impuestos, la eficiencia [energética] y los combustibles alternativos".

En cuanto a las previsiones sobre precios, el informe advierte: "Que se mantenga el nivel de los precios actuales depende de que haya claros signos de mejora en la economía global. Si las expectativas del mercado no se cumplen, los precios podrían enfrentarse a mayores presiones". Dicho de otra forma, si al final la economía no se recupera como está previsto, el precio del crudo puede volver a caer.

Ayer, sin ir más lejos, fue un claro ejemplo de esas "presiones" y de la gran volatilidad a la que puede enfrentarse el crudo. El barril de brent, referencia europea, perdió repentinamente casi tres dólares. Llegó a pagarse a menos de 72. "Las presiones bajistas todavía están ahí", declaró Bill O'Grady, de Confluence Investment Management, a la agencia Bloomberg, "la recesión probablemente acabó en junio [en referencia a Estados Unidos] pero si la economía mundial sigue recuperándose lentamente, estos precios están bastante elevados".

Sobre la firma

Manuel V. Gómez

Es corresponsal en Bruselas. Ha desarrollado casi toda su carrera en la sección de Economía de EL PAÍS, donde se ha encargado entre 2008 y 2021 de seguir el mercado laboral español, el sistema de pensiones y el diálogo social. Licenciado en Historia por la Universitat de València, en 2006 cursó el master de periodismo UAM/EL PAÍS.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS